Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Casa Dos Irenes, neoplasticismo cotidiano en los Bloques de Bernal.

Número 26, el estudio de diseño interdisciplinar fundado por Miriam Hernández y José Ángel Rodríguez, devuelve el esplendor a una antigua vivienda con una mala reforma de los 70. El trabajo del color, los materiales y la selección de elementos han conformado el discurso plástico de la rehabilitación.

Casa Dos Irenes, por Número 26

Con 85 metros cuadrados, este piso forma parte de las 105 viviendas que componen lo icónicos bloques construidos entre los años 40 y 50 en el centro de Murcia, Bloques de Bernal.

Casa Dos Irenes. Murcia. Reforma de Numero 26 en los Bloques de Bernal.

«Irene, la propietaria, quería un espacio donde proyectar su evolución personal y profesional, y vivir junto a su hija, de nombre también Irene», cuentan los diseñadores. Tras la intervención, el espacio original, compartimentado y con muchos metros de pasillo, se ha transformado en una vivienda abierta y luminosa, con un espacio diáfano que alberga estar, comedor y una cocina concebida como el corazón de la casa. Además de un lavadero, dos habitaciones, dos baños, un estudio y un pequeño balcón.

Casa Dos Irenes. Murcia. Reforma de Numero 26 en los Bloques de Bernal.

Un presente con guiños al pasado

La transformación se ha llevado a cabo a través de una reforma integral. Ésta ha incluido, tanto la recuperación de partes de la casa que ya existían, como la creación de otras nuevas que parecían haber estado siempre allí.

Casa Dos Irenes. Murcia. Reforma de Numero 26 en los Bloques de Bernal.

Manteniendo la mayor parte de la tabiquería original y con la estructura completamente modificada, la intervención abre el interior a la luz natural. Para lograrlo, se han demolido los oscuros pasillos de la antigua distribución y se han conectado las estancias. Además, y para no renunciar al número de habitaciones requerido por la clienta, se han diseñado cerramientos de cristal.

Casa Dos Irenes. Murcia. Reforma de Numero 26 en los Bloques de Bernal.

Luz, textura y color

«La luz, las texturas y el color son los protagonistas del proyecto», señalan Miriam y José Ángel. Inspirándose en el año de construcción de la casa, los diseñadores han optado por materiales como el cristal decorativo, el hierro, el azulejo, el terrazo y la madera.

Casa Dos Irenes. Murcia. Reforma de Numero 26 en los Bloques de Bernal.

Para los autores del proyecto, «lo atractivo de la intervención reside en la forma en que estos materiales se combinan«. Ejemplo de ello es la curiosa pareja formada por el pavimento de madera natural y el rodapié de azulejo de 15×15 cm. El estudio ha también diseñado el terrazo para la encimera y el revestimiento frontal de la cocina.

Casa Dos Irenes. Murcia. Reforma de Numero 26 en los Bloques de Bernal.

El color se materializa a través de murales neoplasticistas que cubren algunas paredes de la vivienda. La paleta incluye, desde tonos amarillos que potencian la luz, a rosas, verdes y grises empolvados que aportan armonía visual y generan una atmósfera onírica.

Casa Dos Irenes. Murcia. Reforma de Numero 26 en los Bloques de Bernal.
Casa Dos Irenes. Murcia. Reforma de Numero 26 en los Bloques de Bernal.

Mobiliario elegido a medida

Número 26 es también responsable del diseño de parte del mobiliario de la casa. Además de la cocina, con una encimera única, creada específicamente para este proyecto, también son suyas la mesa del comedor, el aparador del estar, el mobiliario de baños y los armarios a medida. Todo ello combinado con piezas recuperadas de la vivienda original, como el espejo, o mobiliario de prestigiosas firmas. Entre ellas, Sancal, con su sofá Copla, Fritz Hansen con las sillas Drop diseñadas para Arne Jacobsen, y piezas de anticuario y de Zara Home.

Casa Dos Irenes. Murcia. Reforma de Numero 26 en los Bloques de Bernal.

La intervención materializa la filosofía de trabajo de un estudio que afirma «diseñar experiencias». Sus proyectos, que suponen un reto de conceptualización primero y de creatividad después, giran en torno al color, el arte, la recuperación de espacios y la reutilización de objetos.

Fotografía David Frutos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Materiales a flor de piel en el restaurante Cinc Sentits de Jordi Artal.

#FF Lo más leído esta semana: proyectos muy vacacionales.

#FF De la mítica Wave House a los finalistas de los Premios FAD.

Molteni estrena flagship store en la zona alta de Barcelona.