Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Una habitación mirando al mar, en Benalmádena.

El estudio de arquitectura estudiogonzalezarquitectos, que dirige Primitivo González, ha logrado multiplicar los 50 m2 de este apartamento en la Costa del Sol a través de un sencillo planteamiento de divisiones flexibles. El secreto: proyectar un marco y un carril de cortina que recorre el espacio y configura distintos ambientes. Todo para ordenar lo que el arquitecto ha denominado como “una habitación mirando al mar”.

Vista del apartamento en Benalmádena reformado por estudiogonzalezarquitectos,

Un marco para contemplar el mar

A la hora de definir este proyecto, el mejor referente que encuentra Primitivo González es el reconocido fotógrafo Hiroshi Sugimoto y sus paisajes, estudios de agua luz y atmósferas. “Sugimoto fotografía el mar de manera obsesiva. En sus imágenes, una línea horizontal separa dos masas densas: el cielo y el agua”, dice el arquitecto, “mi proyecto “Una habitación mirando al mar” es una fotografía de Sugimoto hecha arquitectura. Un marco para mirar el mar“. Y añadiríamos: para encontrarse y sentirse en él, porque este horizonte es eternamente cambiante y no hay dos momentos iguales. Es como un cuadro perpetuo que nunca se agota e hipnotiza.

El mar es el protagonista absoluto de toda la vivienda
Interior y exterior se funden en las vistas

Otro importante referente para estudiogonzalezarquitectos es Ortega Gasset al que también citan al explicar su proyecto. Según Ortega y Gasset “la obra de arte es una isla imaginaria que flota rodeada de realidad por todas partes. (…) Hace falta que la pared real concluya de pronto, radicalmente, y que súbitamente, sin titubeos, nos encontremos en el territorio irreal del cuadro. Hace falta un aislador. Y el proyecto ha creado un marco para el encuadrar el mediterráneo. “En este caso, la arquitectura es el marco para la contemplación de la naturaleza”, explican los arquitectos.

La luz y sus cambios a lo largo del día son los protagonistas de la vivienda

Un proyecto que transforma la arquitectura en poesía

Al entrar en el apartamento se produce un radical contraste con respecto al resto del edificio, característico del urbanismo de los años 60/70 en plena explosión urbanística de Benalmádena y la Costa del Sol. El tiempo queda suspendido por la presencia de la imponente vista del horizonte del mar sin ningún límite, recortada por la arquitectura.

El interior sofisticado y poético contrasta con el exterior del clásico edificio de playa de los 60
Un carril recorre el techo y la cortina abre y cierra espacios a conveniencia
La cortina aisla el dormitorio de la zona de estar

Así, la galería se quiebra para diferenciar y delimitar una terraza exterior y un mirador interior. La vivienda luce un suelo de linóleo, cálido y agradable que mitiga el ruido. Esto unido a un techo acústico y a una cuidada carpintería, logra que el apartamento se asemeje a una cámara anecoica (un espacio en el que hay una ausencia total de sonido). Como color se ha optado por un gris que potencia el contraste entre el dentro y el afuera.

La terraza se abre al mar y a la costa
Vista de la terraza sobre la playa
Las vistas son las protagonistas de este apartamento de playa en la Costa del Sol

Una cortina que recorre el techo hace las veces de tabiques

Todos los tabiques de la vivienda original se han demolido y reemplazado por un carril de cortina que recorre el techo. Así, un simple cambio de movimiento de las cortinas genera una total transformación de la percepción del espacio, ampliando las posibilidades de sus escasos metros.

Son en total 50 m2 que se utilizan como habitación diáfana, un dormitorio independiente, un segundo dormitorio con una cama canguro, salón y zona de estar separado, comedor–cocina, o despacho… El juego que genera la diferente posición de las cortinas crea distintas y sugerentes atmósferas. El tejido filtra y matiza la luz cambiante que llega desde el mediterráneo, con todos variantes de color a medida que va avanzando el día. Muebles, los justos, muy escogidos y a juego con los tonos predominantes, blanco, gris y azul claro, contribuyen a crear una sensación de lo más relajante.

La cortina separa la zona de dormir, estar o la del comedor y la cocina
Tonos blancos, azules y grises contribuyen a dar sensación de relax
El comedor y la cocina, aislados con cortinas.

La ruptura brusca con el entorno, el silencio y la vista, genera la sensación de estar en un lugar diferente y mágico. El proyecto para este apartamento en Benalmádena asomado al mar origina unos tránsitos delicados, oníricos y poéticos que evocan la cultura y la estética japonesa del escritor Tanizaki y su famoso ensayo Elogio de la sombra. Y traen a la memoria del observador a Tadao Ando o Kengo Kuma y otros arquitectos que han explorado la poesía de la arquitectura y el camino de esa forma de crear y dividir espacios tan emocional como sugerente.

Fotografía: Luis Díaz Díaz

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Nuevo hotel Room Mate Macarena en la Gran Vía madrileña. 

En tiempos de confinamiento: lavandería Wosh 2.0.

Can Reguinyol, arquitectura balear y ambiente sofisticado.

Molteni estrena flagship store en la zona alta de Barcelona.