Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Un escondite de colores en el Bloque Quirúrgico del Hospital Sant Joan de Déu.

Lo han vuelto a hacer. Rai Pinto estudio, con el interiorismo, y Dani Rubio, con el diseño gráfico, nos han hecho sonreír. Como ya hicieron con “El Escondite de los Animales” hoy tenemos ocasión de ver el recién inaugurado Bloque Quirúrgico para el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona. Un lugar poblado de aves y colores para endulzar los tragos amargos.

Vista del techo y parte alta de las paredes de un pasillo con vinilos de diferentes colores y forma de pájaros volando. Fondo blanco y figuras de color rosa, magenta, verde agua y azul.

Todo es de color

Todos tenemos muy presente la sensación de estar dentro de un hospital. Espacios construidos a partir de estándares muy estudiados de color, materiales y temperatura de la luz. Rai Pinto, en cambio, hace pequeños ejercicios de distracción, manteniendo la asepsia en un entorno de juego, transgrediendo algunas normas o flexibilizándolas, para que la ilusión momentánea se cuele en un hospital.

Vista del techo y parte alta de las paredes de un pasillo con vinilos de diferentes colores y forma de pájaros volando. Fondo blanco y figuras de color rosa, magenta, verde agua y azul.
Vista del interior de una sala con una persona en primer plano con bata y cabeza protegida y en segundo plano una cristalera de vidrio donde las figuras de dos flamencos pixelados con los colores verde, rosa, magenta y azul. Uno volando, el otro posado con una pata doblada.

Esta posibilidad de fuga parecería necesaria siempre, pero si los usuarios son niños se hace obligatoria. En palabras del propio estudio Rai Pinto “el objetivo principal ha sido humanizar la parte del Hospital que da más miedo a los niños”.

Vuela, vuela

Este proyecto da continuidad a la anterior intervención del año 2012 “El Escondite de los Animales” del mismo estudio, implementando nuevas áreas del hospital. Sin embargo, en esta ocasión, el área del proyecto, de unos 2.200 m2, representa una zona de uso dentro del hospital más delicada y restrictiva. Delicada porque es un umbral de acceso a un quirófano, y esto nos predispone al miedo; y restrictiva porque las medidas higiénicas a cumplir limitan mucho el espectro de posibles materiales que usar.

Celosía de madera natural que filtra las vistas de la sala de estar. Láminas de canto de madera con un rebaje pintado de colores y que en perspectiva generan las silueta de aves.
Detalle del rebaje en cada una de las lamas de madera contrachapada con el canto pintado en rosa, magenta, azul y verde agua.

En este recorrido hacia el quirófano hay que distinguir como mínimo dos tipos de usuario a quienes va dirigido el proyecto. Por un lado, los ingresados, que acceden a esta zona principalmente en camilla, con la mirada dirigida hacia el techo. Por otro, los que esperan, niños y adultos, que requieren lugares confortables donde dejar que pasen las horas, seguramente.

Vista interior de la sala de tac. La maquinaria es de color amarillo y las paredes de la sala en azul fondo marino con vinilos de siluetas de peces.
Detalle de la configuración de las siluetas de pajaros con vinilos en las cristaleras de cierre de las salas.

Es muy posible que sea esta distinción la que justifica muchas de las decisiones tomadas. Aves de vinilos por paredes y techos, celosías como filtros entre unas zonas y otras, mobiliario interactivo con el que transformar la sala de espera en un tablero de juego.

Vista de un niño en la sala de espera jugando con las piezas de mobiliario.

Todos estos recursos quedan resueltos con materiales austeros como los vinilos de colores y la madera natural. Una paleta de color viva con cuatro colores -rosa, magenta, turquesa y verde agua- para ir salpicando el blanco imperante y construir la ilusión de un paisaje natural, exterior y casi podríamos decir que sonoro.

Fotografía Pol Viladoms

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Del renacimiento al siglo XXI, VyTA Farnese, un café en el corazón de Roma.

10 hoteles de diseño contemporáneo para escaparse (cuando se pueda).

#FF Acabadomate, Francesc Rifé, Food Design en ELISAVA, Masquespacio y renders.

La casa de la escalera: retorno al minimalismo japonés.