Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Gracia Cardona
5 febrero 2013

Marset reedita la lámpara Funiculí de Lluís Porqueras, 30 años después de su nacimiento.

Funiculí es una de esas lámparas que parece que siempre estuvo entre nosotros. Bien, y en realidad así es. Marset ha reeditado un diseño que Lluís Porqueras creara en 1979; sus formas simples y esenciales, y sus colores básicos, nos recuerdan cómo eran el diseño “moderno” de los tardíos ’70.

Su nombre, además de formar parte de una romántica canción italiana antigua, está también unido a la ciudad de Barcelona; el Funicular ha sido uno de sus símbolos por años. Pero el mecanismo de sube y baja de la pantalla es lo que ha dado origen a su casi poética denominación.

Cuando Porqueras diseñó la lámpara, hace ahora más de 3 décadas, no quería hacer un producto de moda. Simplemente buscaba un producto que le gustase y que no fuera agresivo en la casa. Y el tiempo le ha dado la razón a autor; hoy la nueva Funiculí sigue quedando bien en cualquier hogar.

Las nuevas formas de la luminaria, que conserva un cierto aire nostálgico, han sido adaptadas al siglo XXI gracias a pequeños retoques realizados por el equipo creativo de Marset, capitaneado por Joan Gaspar. Pero la esencia sigue siendo la misma: la pantalla de la lámpara sube y baja gracias a un simple mecanismo parecido a un funicular, y la semiesfera metálica que la conforma puede rotar 360º para dirigir la luz. La goma que afianza la base del pie, también circular pero ahora un poco mayor, protege el suelo y le da una estética desenfadada.

Funiculí fue presentada en Light & Building 2012, y hoy ya es un hecho en el mercado. Está hecha de metal pintado en negro, blanco, rojo, beige o gris musgo.

No te pierdas el siguiente video, donde Joan Gaspar y Lluís Porqueres explican cómo se ha hecho la reedición de este encantador producto.

 

 

 

Artículos relacionados

Una suite que evoca la estética y la distribución de un hotel de lujo

Silla Brno: la expresión tangible del “menos es más” de Mies van der Rohe

Una mesa de centro o un asiento: la historia detrás del banco Nelson

Silla Barcelona: cómo la Expo 1929 y Mies van der Rohe la convirtieron en un icono del diseño