Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Elena Minguela
20 octubre 2012

Glitch Lab: la primera colección de mobiliario de oficina de Ryan Frank, presentada durante la BCN Design Week.

El pasado 5 de octubre, durante las Puertas Abiertas de la BCN Design Week, Ryan Frank presentó con la colaboración de Pöko Design sus primeros muebles de oficina, dos llamativos objetos en los que destaca la filosofía creadora del diseñador sudafricano afincado en Barcelona.

Sostenibilidad y funcionalidad son los dos conceptos con los que se definen Glitch Desk y Glitch Shelf, un escritorio y una estantería en los que no se encuentran fácilmente los «fallos del sistema» a los que hace referencia su nombre.

Glitch Desk está formado por una sólida estructura de hierro que acoge una superficie de trabajo de bambú, un tablón de corcho y una prolongación en forma de colgador multiuso, para cosas que quitarían su sitio al espacio de trabajo, como chaqueta, casco, una planta o cascos de música.

Glitch Shelf es una amplia estantería para almacenar todo tipo de objetos, que incorpora una serie de ganchos para los productos no almacenables.

Como todos los productos de Frank, están diseñados pensando concienzudamente en su desmontaje y separación de materiales. No se ha empleado ningún tipo de adhesivo, sólo tornillos y materiales sanos y duraderos.

 

Artículos relacionados

Vanguardista, sostenible y de exportación: así es el negocio español de muebles de oficina.

Cristina Carulla Studio desempolva el emblemático Colmado Múrria con una inyección de color.

boila-roble-muebles-diariodesign-portada

El minimalismo de Bolia, una mezcla entre Escandinavia y lo Japón

mesa-alcala-disfrutar-restaurante-diariodesign-portada - copia

La mesa de las mil bocas: el dinamismo de Merche Alcalà en el Disfrutar de Barcelona