Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
redacción
1 julio 2010

Apartamento minimalista en Amsterdam, por i29 interior architects.

Una estructura original excesivamente compartimentada y funcionalmente complicada se convirtió, tras la intervención del estudio holandés i29 l interior architects, en un cálido apartamento lleno de luz y amplios espacios. La vivienda, un dúplex de 150 m2 en el que vive una familia de cuatro miembros, está situada en un edificio señorial en el sur de Amsterdam.

Sin duda, la pieza más espectacular de la casa es el volumen lacado en blanco que separa / comunica la cocina y la zona de comedor. Lo componen una serie de armarios en cuyas puertas se han practicado aberturas irregulares y de diferentes tamaños cortadas a láser, que producen un dinámico efecto de vacíos y llenos. Además, estos orificios también funcionan como asas integradas.

La semitransparencia de esta piel, que deja ver o entrever lo que se guarda en su interior, confiere profundidad a esta estructura, que se complementa con mobiliario como la silla One de Konstantin Grcic para Magis, la mesa Loop Stand de Leif Jørgensen para Hay y la lámpara GloBall de Jasper Morrison para Flos.

A la hora de redistribuir las dos plantas, se establecieron tres zonas bien diferenciadas (ver planos al final). Mientras en la primera planta conviven en dos franjas paralelas una zona más privada -habitaciones y baños- y otra más pública -el salón comedor y la cocina-, en el nivel superior se ubican el dormitorio principal junto a un amplio baño y otra habitación.

Todo el apartamento se ha concebido bajo la misma línea minimalista con detalles como puertas totalmente integradas que carecen de marcos y una paleta muy concreta de material de acabado y colores: madera de pino, resina epoxi blanca en el suelo, puertas lacadas en blanco y la piedra acrílica Hi-Macs.

La escalera que comunica las dos plantas se ha realizado en madera de pino sin contrahuella, lo que la hace visualmente mucho más ligera y, al mismo tiempo, facilita el paso de la luz que llega desde un amplio tragaluz en la parte superior.

Este reportaje ha sido realizado por María José F. Prados, cuyo blog Interiores Minimalistas te recomendamos desde diarioDESIGN.

Artículos relacionados

El diseño supera su dimensión estética reafirmando el valor estratégico de su propuesta

El Museo ICO se engalana ante la esperada retrospectiva de Balkrishna Doshi

Muebles flexibles para oficinas flexibles: así se diseñan los nuevos espacios de ‘coworking’

Micromortero, granito y líneas depuradas en Neutrale, la nueva tienda de estudio Diir.