Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Mogeen Salon & Hair School: de antigua tienda de chimeneas a peluquería trendy en el centro de Ámsterdam.

No podía ser de otra manera teniendo en cuenta que sus dueños trabajan para revistas de moda y diseñadores de renombre, y que el local se encuentra en la calle Vijzelgracht, la nueva zona hipster de la capital de Holanda. Mogeen Salon & Hair School necesitaba respirar un ambiente creativo y moderno y Dirk van Berkel, el diseñador del proyecto, lo ha conseguido con la siempre estudiada mezcla de elementos industriales y cálidos.

Esto último es importante pues Van Berkel quería evitar que el local se pareciese a “la consulta de un dentista”. Así que para ello ha otorgado protagonismo a materiales como el bronce, el cristal, la madera y el cuero, los cuales comparten espacio con grandes plantas y reproducciones artísticas en las paredes.

El mobiliario, obviamente, juega un papel importante. Predominan las formas lineales y una  estética bastante industrial que se puede apreciar sobre todo en las cabinas de acero donde el estilista atiende al cliente.

 

En contraste, la zona de espera posee un ambiente más hogareño con un gran sofá de cuero semicircular, una mesa de comida y una despensa industrial reconvertida en estantería para libros y revistas. También se han creado pequeños rincones de descanso mediante viejos butacones de piel y elementos decorativos como una cachimba.

De la antigua tienda de chimeneas ya no queda ninguna huella. Las paredes han sido recubiertas con placas de yeso y se ha instalado un nuevo piso de cemento. También se han abierto ventanas en el techo para ganar luz natural.

Destacan las tuberías de cobre que recorren paredes y techo formando un singular dibujo que rompe la monotonía del fondo blanco. Si bien albergan el sistema de calefacción, creando un original toallero caliente en las paredes, los tubos de cobre también se han utilizado para suspender las lámparas fluorescentes, también de este material.

El espacio busca ser flexible. Para ello se ha recurrido a pantallas plegables y mesas movibles. Las cabinas distribuyen el local, separando la zona del lavado y peinado, y proporcionan zonas de trabajo y espacios de almacenamiento entre medias.

Por su parte, el juego que forman los espejos de la pared y los de las cabinas permite una visión casi panorámica de la peluquería desde prácticamente cualquier ángulo.

Por último, las plantas se han dispuesto en grandes maceteros colocados en la parte central del local y suspendidos en el techo.

Fotografías: Caroline Westdijk
Mogeen Salon & Hair School
Vijzelgracht 31
Amsterdam
mogeen.nl


Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Tabiques iluminados por Antonio Arola.- P. BAQUE

Visto en El País: Nuevas luces, viejos dilemas

Arquitectura y fotografía en la exposición 1+1, en Pamplona.

shigeru miyamoto principe asturias comunicación 2012

El creador de Mario Bros., Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2012

iedbcn_patio_1_©Lafotogràfica

La nueva sede del IED Barcelona abre sus puertas en el barrio de Gràcia.