Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

El nuevo concepto de ciudad: la ciudad-container del festival Over het IJ, en Amsterdam.

El astillero NDSM es el sorprendente lugar donde se celebra el festival de teatro Het IJ Festival, durante el cual se reta a creadores de teatro jóvenes y experimentados a interactuar con el espacio.

Con motivo del 20º aniversario del festival, el director artístico Lode van Piggelen encargó al estudio de arquitectura O+A a contribuir al evento. Su aportación fue emplear un elemento común del marco de celebración del festival y convertirlo en protagonista y elemento de acogida.

Una distribución con forma de patrón de tablero de ajedrez tridimensional permite una gran diversidad de tipologías espaciales, al tiempo que comunica las ambiciones del Festival a la ciudad.

Para el restaurante se ha creado un espacio amplio y luminoso, mientras que a menor escala se emplea la misma idea en otros lugares.

Esto permite que los artistas utilicen el aspecto laberíntico del montaje como contexto y decoración para sus montajes y actuaciones.

Al acabar el festival, que ha durado desde el 5 al 15 de julio, se han desmontado los contenedores para ser reutilizados en otro contexto.

Fotografías cortesía de O+A.

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Caligrafía floral en Green Life: mini-floristería esencial obra de Yukiko Nadamoto.

Villa Lorenea en Hondarribia, un hotel del estudio Pensando en Blanco para que te sientas como en casa.

bRijUNi transforman una vieja carpintería en un “espacio mental”, en pleno barrio de Malasaña.

Molino Real en Paterna: interiorismo de vanguardia para un conjunto histórico.