Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

La Alhóndiga de Bilbao cumple 100 años y resucita con Philippe Starck.


Bilbao acaba de recuperar uno de sus edificios más emblemáticos; la Alhóndiga, un viejo almacén de vinos de carácter modernista que el arquitecto municipal Ricardo Bastida finalizó en 1909. Ahora, tras una década de obras, el arquitecto Philippe Starck ha sido el encargado de dar un nuevo uso y una nueva forma al interior de la Alhóndiga. Estrena una rehabilitación que lo convierte en un centro cultural y ocio de vanguardia.


En 1905, un jovencísimo Ricardo Bastida recibió el encargo de construir en el bilbaíno Ensanche de Albia una nueva alhóndiga. Así es como planteó un gran edificio industrial, funcional y avanzado, a modo de almacén de vinos, licores y alcoholes. De estilo modernista, se levantó en ladrillo y hormigón armado, finalizándolo en 1909. A partir de los años setenta, su actividad se trasladó a una nueva alhóndiga ubicada en Recalde, y el edificio quedó a la espera de recibir una nueva utilidad.


En 2010, la Alhóndiga de Bilbao ha recuperado su protagonismo convirtiéndose en un nuevo centro cívico dedicado al ocio, la cultura y la actividad física. En 2004, Starck se enamoró del proyecto AlhóndigaBilbao y de la ciudad a primera vista. Su reto ha sido el de “humanizar” la construcción y convertirla en un nuevo punto de referencia de la vida ciudadana.


El nuevo centro cuenta con tres edificios encuadrados por la fachada de la antigua construcción de Ricardo Bastida. El ladrillo, el acero, el hormigón y el vidrio son los principales materiales que el equipo de Starck ha usado en su transformación.


Un gran atrio de 6.000 metros cuadrados, que simula una plaza cubierta, actúa como recibidor. En él se despliegan 43 colosales pilares que sirven de base para los tres edificios, suspendidos a tres metros del suelo. Cada columna representa un estilo de la historia del Arte, de la Grecia Clásica a la China milenaria.

Estas 43 columnas, de diferentes estilos y materiales, dan la bienvenida a los visitantes. Se trata de un encargo de Starck al especialista en crear ambientes para cine y televisión Lorenzo Baraldi. Las columnas, de tres metros de altura, combinan mármol, bronce, madera, acero, ladrillo, terracota vidriada, cemento y piedra de Lecce, y son uno de los elemento más reconocibles de la nueva Alhóndiga.


En definitiva, este “nuevo espacio de convivencia” suma un total de 43.000 m² dedicados al conocimiento, el ocio y el bienestar, actividades encuadradas en cada uno de los tres volúmenes de la edificación. Cuenta con bibliotecas, salas de exposiciones, cines, gimnasios, piscinas, restaurantes, solariums, oficinas… Dicen que Starck lo ha calificado ya como su proyecto público más satisfactorio.

Puedes ver más sobre Philippe Starck aquí.

Más información sobre la Alhóndiga de Bilbao y su programa de actividades en su página web oficial www.alhondigabilbao.com .

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

1 comentario

  1. […] Para conocer algo más sobre el proyecto Alhóndiga Bilbao haz clic aquí. […]

Artículos relacionados

El diseñador con su mujer en su apartamento de París

Visto en La Vanguardia: Starck dice que la moda desaparecerá en dos años

Oficinas del estudio de arquitectura Selgascano en Madrid. 1

Oficinas del estudio de arquitectura Selgascano en Madrid.

Foto en Interiors From Spain

Visto en Interiors From Spain: Tres Tintas Barcelona, papel pintado de autor

2.2 Diseño español en Milán 2010: las compañías que triunfan en il Salone.