Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
redacción
6 Mayo 2010

El triste deterioro del Hivernacle de la Ciutadella.

Visto en El País

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Wythe Hotel, en Brooklyn: el estandarte que le faltaba al vecindario de Williamsburg.

Los valores de Cacaolat, a la luz en las nuevas oficinas diseñadas por Pilar Líbano.

La sauna pública de Göteborg: unos baños de premio.

Las fotografías del Museo Dalí en St. Petersburg, Florida.