Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
casa decorada en tonos negros y grises

Una casa de estilo masculino decorada en tonos negros y grises que destila modernidad urbana.

Un estilo muy masculino, sobrio y urbano, con toques industriales es la carta de presentación de esta casa decorada con tonos grises y negro de 160m2 y 3 habitaciones. Los techos en acabado cementoso y los suelos de tauarí han convertido esta atrevida reforma en una vivienda moderna y adaptada al presente.

Una casa de estilo masculino elegante y sobrio

¿Puede ser una casa masculina o femenina? Las casas no entienden de sexos, pero sí lo hacen quienes las habitan. Y en ocasiones buscan un estilo que sea reflejo de su estilo, carácter o personalidad. En esta casa de 160 m2, los clientes querían un apartamento que destilara una sobria masculinidad y que guardara relación con el estilo industrial sin resultar demasiado obvio. «Era fundamental que tuviera un área social integrada que favoreciera las vistas. Y que la cocina destacara y fuera cómoda, ya que les encanta cocinar», comenta la arquitecta Marcela Penteado, artífice del proyecto.

Para ello, recurrió a una paleta de colores más oscura de lo habitual, con mucha presencia de tonos grises y negros. Sí, han oído bien: hay quien se atreve con el negro en las paredes. No es una decisión especialmente popular, ya que para lograr el efecto deseado hacen falta dos condiciones innegociables: que el espacio sea amplio y que hay mucha luz. Así, en esta casa se logró el equilibrio ideal entre la modernidad y la comodidad, al tiempo que se logra un estilo industrial de líneas limpias y depuradas.

En esta reforma, el mayor cambio se dio en el salón y la cocina. Se prescindió de varios elementos estructurales como paredes con el objetivo de crear un único ambiente integrado con la terraza. La paleta de colores oscura se puede observar en todos los revestimientos. En el gris del cemento quemado en el techo, en las carpinterías o en los paneles y puertas en boiserie de madera ebanizada. Todos estos elementos buscan enfatizan la masculinidad del espacio.

Sin miedo a la oscuridad: los materiales empleados en esta reforma se visten de negro

La cocina cuenta con revestimiento de madera en sus paredes, puerta y muebles superiores. ¿Se han fijado en las puertas en chapa perforada en los muebles intermedios? Ahí lo tienen: el toque de estilo industrial pero sin resultar demasiado obvio ni frío.

Para lograr un equilibrio entre las características rústicas e industriales y una sensación cálida y acogedoras, se eligió como revestimiento principal el suelo de madera de tauarí, que recorre toda la casa, incluidas las habitaciones. Este tipo de madera, el llamado «roble brasileño» (un tipo de madera fácil de trabajar, algo más blanda y ligera que el roble y que se caracteriza por los tonos miel) impregna toda la cocina, aportando la calidez necesaria en esta casa decorada en tonos oscuros. La encimera y la isla son de piedra sinterizada (una evolución del porcelánico, en la que todos sus componentes son 100% naturales) Calacata de Ston Marmi con un acabado pulido.

En salón y comedor, las paredes están revestidas igual que la cocina para dar continuidad, y el color negro también está presente en la carpintería del mueble de TV. Para el techo y los pilares (el estilo industrial ataca de nuevo) se ha elegido un revestimiento de yeso con una textura cementosa. Está iluminado por una combinación de focos empotrados y rieles en “L” con focos orientables también en color negro.

«En la ventana contigua al mueble principal del salón, el cliente solicitó que se creara algún elemento que brindara privacidad sin inhibir la entrada de luz natural. Optamos por una estantería vista estructurada por cables de acero», comenta Marcela. El sofá isla es el elemento que actúa como «pegamento» de todo el espacio, y el sillón de lectura de Prototype junto a la librería, unido a las dos butacas Ouro Preto de Jorge Zalszupin (aunque de origen polaco, fue uno de los grandes del diseño brasileño) conforman un encantador salón.

La continuidad visual se logra gracias a la misma gama cromática, también en los dormitorios

Las 3 habitaciones de las que consta el apartamento comparten el mismo pavimento que el resto de la casa: madera. En el caso de la suite principal, los armarios tienen puertas espejadas y el mueble de TV tiene puertas en chapa perforada, siguiendo el mismo lenguaje matérico del salón.

Una cama en ante marrón de diseño cuadrado preside el dormitorio, y los focos empotrados blancos además de las planchas de led en las carpinterías conforman un proyecto de iluminación directa e indirecta que no busca, en ningún caso, disimular las imperfecciones del techo. El atrevimiento es completo, también usando el negro en los baños; incluso en uno de ellos se ha añadido una cortina de cadenas que texturiza la pared, efecto amplificado por un espejo retroiluminado.

Fotografía: Marco Antonio

Artículos relacionados

La artesanía y el color invaden Casa Nido, lo nuevo de Yeyé Estudio

La casa de Masquespacio, una explosión de color con toques de la antigua Valencia

Elegancia centenaria con sello monárquico: la historia detrás del sofá chéster

Luz y sofisticación transforman esta histórica mansión en el barrio londinense de Bloomsbury.