Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Dos grandes estanterías vertebran esta colorida vivienda en Getxo.

El estudio BeAR architects firma esta reforma en Getxo que transgrede los límites interiores de una casa. La geometría propuesta por los arquitectos vascos, que se basa en dos grandes estanterías longitudinales, plantea nuevas posibilidades domésticas y espaciales en la vivienda.

Contenedor y contenido

Estamos acostumbrados a ver actuaciones arquitectónicas que cambian el uso del patrimonio construido. Fábricas abandonadas reconvertidas en centros culturales, antiguos hospitales transformados en colegios e incluso vemos cómo surgen equipamientos sociales sobre los vestigios de antiguos centros penitenciarios. Estos proyectos muestran las infinitas posibilidades relacionales y espaciales que existen entre contenedor existente y contenido propuesto. Pero, ¿qué sucede si esta concepción la trasladamos al ámbito doméstico?

mueles de cocina poligonal, cocina original

Durante el siglo pasado se construyeron viviendas siguiendo una estructura formal muy rígida. Asociada a una tipología familiar concreta, la casa del S.XX nos ha dejado como legado largos pasillos, habitaciones diminutas —a veces incluso sin ventana— y cocinas alejadas del comedor. Por ello, son necesarias propuestas novedosas que transgredan los límites existentes y propongan narrativas interiores acordes a las necesidades domésticas actuales.

persona pinchando discos en casa

Encontramos un buen ejemplo de esta evolución espacial en el último proyecto del estudio vasco BeAr Architects. Han diseñado una vivienda de 120 m2 en Gexto (Vizcaya) que se muestra ajena a los límites preestablecidos que dictaminaban las directrices perimetrales del apartamento original. Con ello consigue multiplicar la superficie útil de la vivienda aportando dinamismo y vanguardia a una casa del siglo pasado.

muebles de madera y suelo de azulejos verdes

El mobiliario a medida como protagonista del proyecto

La estrategia del proyecto empieza por vaciar la vivienda original para introducir dos grandes estanterías diseñadas a medida que recorren longitudinalmente el conjunto. Se trata de elementos servidores que permiten ordenar el espacio, almacenar objetos esenciales y compartimentar estancias como los baños y el gimnasio.

muebles del salón que ocultan paredes
suelo verde de azulejo

La cocina es la gran protagonista del proyecto. Se trata de un objeto de granito —casi escultórico— de formas poligonales que preside el comedor. Una cocina abierta para cocinar mientras se disfruta de las vistas, con los amigos y para los amigos.

plano de reforma

Corcho, soluciones industrializadas y mucho color

La materialidad del proyecto juega con los colores y las texturas. La paleta cromática en tonos amarillos y verdes impregna de energía cada una de las estancias.

baño amarillo y verde
cocina con muebles de espejo

Los acabados escogidos por BeAr ofrecen un binomio interesante. Por un lado encontramos materiales aparentemente fríos como el alicatado que reviste paredes y suelos en la zona intermedia de la vivienda. Por otro, materiales naturales y cálidos como el corcho o la madera de pino natural se utilizan para enfatizar zonas comunes y de apoyo.

cajonera de espejo y suelo de corcho

Fotografía: Luis Díaz Díaz

Artículos relacionados

Oficinas más sostenibles y galerías de arte: la apuesta de la City de Londres para volver a atraer a los trabajadores

Arte contemporáneo en un antiguo palacio barroco: así es el nuevo Centro Cultural Hortensia Herrero

Barcelona traza un plan: vivienda asequible, sostenibilidad y desarrollo económico

Roble, esparto y caña protagonizan esta antigua casa de pescadores de la Costa Brava