Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Masquespacio convierte el restaurante Pukkel en un paraje bellamente natural.

El reconocido estudio multidisciplinar valenciano ha diseñado Pukkel, un nuevo templo gastronómico en Huesca para los amantes de la comida saludable. Sus colores y su distribución hacen que los comensales crean que se encuentran dentro de un bosque vegetal.

La naturaleza se adentra en la ciudad

Tan pronto Jorge y Mikel tuvieron la idea de abrir Pukkel, lo primero que hicieron fue contactar con la consultoría creativa Masquespacio. En primer lugar, porque querían que su restaurante de comida healthy de autor ofreciese una experiencia sensorial más allá de la gastronomía. Y, en segundo, porque buscaban que el local, situado en Huesca, reflejara la vasta y rica flora de la zona.

Restaurante Pukkel de Masquespacio en Huesca

“Investigamos la provincia de Huesca y descubrimos la belleza de las montañas y los parques de su alrededor”, afirma Ana Milena Hernández, directora creativa de Masquespacio. “Habíamos encontrado el punto de referencia que buscábamos y qué encajaba a la perfección con el concepto de vida saludable de Pukkel”, agrega.

Restaurante Pukkel de Masquespacio en Huesca

Asimismo, Christophe Penasse, cofundador de Masquespacio, dice: “Después de haber realizado con Jorge y Mikel un taller de conocimiento e investigación, propusimos de inmediato buscar trabajar con materiales casi 100% naturales. Y, también, integrar la naturaleza en el espacio”. En consecuencia, Pukkel refleja los atractivos de esta provincia aragonesa y el concepto de vida sana que promueve su carta.

Restaurante Pukkel de Masquespacio en Huesca

Un lugar para desconectar

Los colores del restaurante no podían ser otros que distintos tonos de marrones, blancos y verdes; tres tonalidades que recuerdan a la tierra. Aparte, se ha añadido un toque dorado que aporta sofisticación al conjunto.

Restaurante Pukkel de Masquespacio en Huesca

Sus formas imperfectas son mayoritariamente orgánicas y trazan un camino en el suelo como si se estuviese caminando por un bosque vegetal. El uso de la terracota en los suelos, las barras y algunas paredes refuerzan esta premisa.

Restaurante Pukkel de Masquespacio en Huesca

Además, en cuanto a la distribución, alrededor del camino se han ideado varios espacios circulares que emulan a las montañas.  

Restaurante Pukkel de Masquespacio en Huesca

Por último, junto a la cerámica, puede observarse en las paredes y los reservados un estucado rugoso. En sus 140 m2, se ha mimado al máximo todas las plantas y las flores. De hecho, dependiendo de la estación del año, estas cambian completamente.

Restaurante Pukkel de Masquespacio en Huesca

Fotografías: Masquespacio

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Cabañas tropicales Coco Villa. Fusión natural en Costa Rica.

Lo último en baños es el total look monocolor.

Cloudworks Cibeles, nueva comunidad de coworkers en el centro de Madrid.

SnowZone se renueva por dentro gracias a Stone Designs.