Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Olafur Eliasson vuelve a la Tate con In Real Life.

La Tate Modern de Londres repasa la trayectoria profesional del aclamado artista nórdico Olafur Eliasson con In Real Life. Más de 40 obras-instalaciones realizadas durante tres décadas que nos invitan a reflexionar sobre la interacción humana con la naturaleza.

El artista del atardecer en la Tate

Han pasado dieciséis años desde que Olafur Eliasson acaparara la atención de los amantes del arte contemporáneo y otros curiosos con su famosa instalación The Weather Project (2003) en la gigantesca Sala de Turbinas de la Tate Modern. Entonces, más de dos millones de visitantes se acercaron para tumbarse bajo el atardecer artificial (o sol naciente para otros) que el artista danés construyó con lámparas amarillas, un espejo gigante sobre el techo y humificadores.

Hoy Olafur Eliasson vuelve a la Tate con una retrospectiva que engloba más de 40 obras realizadas durante tres décadas de trabajo. Esta vez lo hace en las salas del nuevo edificio anexo proyectado por Herzog & de Meuron.

Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019
Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019

In Real Life. Olafur Eliasson. Tate Mordern, 2019

In Real Life, comisariada por Mark Godfrey y Emma Lewis en estrecha colaboración con el estudio de Eliasson, es la culminación de un artista centrado en los elementos de la naturaleza (musgo, niebla, arco iris, agua…) y en la interrelación de los humanos frente a ella. Una reflexión que concluye en lo que todos imaginamos: una crítica al cambio climático. El momento no puede ser más oportuno.

La estrecha relación del artista con el mundo natural se remonta a su propia infancia. Nacido en Copenhage en 1967, Eliasson se crió en Islandia, rodeado de algunos de los paisajes naturales más impresionantes del mundo. Éstos forman parte de sus fotografías, esculturas, instalaciones arquitectónicas y pinturas y son el punto de partida para invitar al espectador a la interacción.

Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019
Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019

Experimentar por uno mismo

In Real Life no tiene un recorrido único, ni orden cronológico. El espectador decide cómo visitarla a través de las distintas experiencias sensoriales de cada instalación. No se trata de una exposición compleja que solo los eruditos en arte pueden comprender. Más bien lo contrario. Se trata de que cada uno viva su propia experiencia en tanto que individuo-obra-naturaleza. De hecho, los niños disfrutan de lo lindo, especialmente con el juego de luces brillantes y proyecciones de la pieza Your Uncertain Shadow (Colour), 2010.

Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019. Sombras de colores

En Moss Wall (1994) el espectador se encontrará con una gran pared tapizada de musgo de reno escandinavo, que sobrevive gracias a la humedad ambiental y «las caricias de los humanos».

Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019. Muro de musgo

Din Blinde Passager (2010) muestra un pasillo nebuloso de 39 metros. A lo largo del recorrido, con una visibilidad cegadora de apenas 1,20 metros, la luz va cambiando de color. Es una obra totalmente absorvente en la que a uno no le queda otro remedio que olvidarse de la vista confiar en el resto de sentidos.

Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019. Pasillo niebla. Color amarillo
Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019. Pasillo niebla. Color azul gris

Por otro lado, Wavemachines (1995) es una máquina que replica el movimiento de las ondas en el agua. 

Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019. Máquinas olas de agua

Y Your Spiral View (2002) es el sueño de los instagramers: un túnel caleidoscópico, donde infinidad de espejos crean un atrayente efecto óptico.

Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019. Spiral View
Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019. Espiral tubo de espejos

Más allá del museo

La exposición sale más allá del interior del museo. En el exterior se encuentra una de las piezas más atractivas, Waterfall (2019). Una cascada artificial de 11 metros de altura elaborada a través de andamios.

Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019. Cascada andamios
Olafur Eliasson. Exposición In Real Life. Tate Modern, 2019. Waterfall

In Real Life se expande, también, hasta el propio restaurante de la Tate, que durante estos meses ofrecerá un menú vegetariano orgánico y local ideado por el estudio del propio artista.

Pronto en España

La exposición permanecerá en la Tate Modern de Londres hasta el 5 de enero 2020. Posteriormente, a partir del 14 de febrero se podrá visitar en el Museo Guggenheim de Bilbao, hasta el 21 de junio 2020.

Fotografías Anders Sune Berg

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Trencadís: diseño modular y sostenible en la nueva colección de Barcelona Rugs.

selección imm cologne pwtbs diariodesign

El interiorismo se viste de terciopelo, vidrio y lana.

pure talents contest mejor talento joven imm cologne 2019 ganador baschnja ilja huber

Pure Talents, el mejor talento joven del diseño internacional.

la casa del futuro exposición design museum ikea diariodesign

IKEA y el Design Museum exploran la casa del futuro.