Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
pabellón arte efímero taller david dana alzado cuerdas personas diariodesign

Un espacio vivo en Ciudad de México.

El arte cinético del artista venezolano Jesús Rafael Soto ha sido el punto de partida de este pabellón de la Alameda central de Ciudad de México. Una instalación con la que el estudio de arquitectura mexicano Taller David Dana regala a los visitantes un universo de entretenimiento y emoción.

Inspirado en el trabajo de Jesús Rafael Soto, que rompiendo con el carácter estático del arte involucra al espectador en el proceso creativo, este Pabellón de arte efímero conduce a los espectadores por un recorrido lúdico. Un espacio que, como las obras del artista venezolano, hace del visitante su mejor aliado. Y es que, como explican sus autores, «la propuesta propone experimentar con los sentidos, formar parte de la dinámica y adaptarse al ritmo de la vida de la gente».

A partir de una relación integradora entre lo humano y lo sublime, la intervención invita al usuario a apropiarse del espacio. El proceso tendrá como consecuencia la integración y transformación de la instalación desde su origen. Es de esta forma su usuario inmediato y verdadero habitante del lugar quien manipula el espacio y le da vida.

Un espacio para la experimentación

El pabellón materializa la filosofía de trabajo de Taller David Dana. Los mexicanos defienden que la intervención de un lugar no debe limitarse a un reglamento, normativa o mandato. Ésta debe promover además el intercambio, los espacios de encuentro y la experimentación.

Compuesta de piezas prefabricadas y ensambladas en el lugar, la estructura alberga un espacio de contención de cuerdas. Con tres segmentos estructurales, todos los elementos se han pintado de blanco. De esta forma se minimiza el impacto de una propuesta que dialoga en armonía con la vegetación circundante.

Tres módulos metálicos con estructura de PTR de 2 pulgadas conforman el esqueleto base del pabellón. Vinculados por soldadura, se fijan entre sí con tuercas y tornillos. Todo sobre una base de módulos de triplay, que facilita el entretenimiento y movimiento del usuario.

Reflejos, perspectivas y un bosque de cuerdas

La cubierta se ha revestido de placas de Durock. Módulos de película reflectante bajo ella dan lugar a un interesante juego de reflejos, perspectivas y transformaciones. Gracias a ellos se logra una agradable transición entre pabellón y contexto, reflejando el paso del usuario y las actividades que lo rodean.

En el centro del espacio, las cuerdas son las verdaderas protagonistas. Atravesando el plafón, bajan sin tocar el suelo para convertirse en un lienzo blanco para el usuario. Gracias a ellas, los visitantes pueden dar rienda suelta a su imaginación. Tal y como hacían los antepasados andinos con sus quipus.

Fotografía: Jaime Navarro

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

campus google varsovia coworking ladrillo visto diariodesign

Google ocupa una antigua fábrica de vodka en Varsovia.

Arquitectura mexicana: los mejores proyectos.

batman en cité radieuse marsella alex israel diariodesign

Batman se muda a un edificio de Le Corbusier.

lámparas front verde biblioteca nationalmuseum estocolmo diariodesign

Verdes curvas en la biblioteca del Nationalmuseum.