Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Elena Minguela
22 julio 2011

Arquitectura efímera, siempre la más soprendente. La Ville Intelligente de Jakob + MacFarlane.

Los arquitectos franceses Jakob + MacFarlane han diseñado el pabellón La Ville Intelligente. Esta arquitectura efímera ha albergado la exposición HelloDemain en la Cité des sciences et de l'industrie, situada en Parc de la Villette de París.
HelloDemain presenta las tecnologías sobre las que se apoyarán las ciudades del mañana. Con esta premisa, se ha proyectado una ciudad que da la bienvenida e interactúa con sus habitantes, a través de los nuevos medios de comunicación.

Dentro de la exposición, Jakob + MacFarlane han diseñado una estructura de acero tubular de 370 m2 cubierta por una lona pretensionada. Según los arquitectos, «La Ville Intelligente fue concebida como el París del futuro, una estructura en la que se forma una red de carreteras para crear la metrópolis del futuro… con múltiples y diferentes entradas y salidas a un nuevo espacio donde la gente puede redescubrir la red urbana, la periferia, calles, plazas… Una nueva escenografía urbana, donde se incluyen también mobiliario y objetos«.

Todo sobre HelloDemain en la web oficial  www.hellodemain.fr
Fotografías realizadas por Nicolas Borel, las de día; 11h45, las de noche; y Jakob + MacFarlane, las de los detalles del pabellón.

 

Artículos relacionados

De Bishopsgate a The Scalpel: cómo cambiará el skyline de la City de Londres hasta 2030

¿Cuáles son los mejores edificios de Reino Unido? Treinta obras seleccionadas en los RIBA National Awards.

lid-arquitectura-madrid-casa-señorial-diariodesign-portada

La casa señorial de LID Arquitectura en el barrio de Salamanca de Madrid

art-deco-wow-piso-valencia-diariodesign-portada

Art Decó y cerámica Wow en un rincón único del pintoresco Cabañal