Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Gracia Cardona
25 marzo 2010

Un apartamento con memoria en Madrid, del interiorista Nacho Polo.

Ubicado en el entorno de la Plaza de Oriente, este piso señorial madrileño había perdido su esencia histórica en reformas anteriores. Nacho Polo la ha recuperado, resaltado de modo contemporáneo los detalles personales de esta vivienda de principios del XIX.

Los antiguos propietarios habían escondido bajo una decoración seventies los detalles que daban personalidad al espacio, convirtiéndolo en un piso oscuro, troceado y sin ningún encanto. Pero la materia prima era buena. Recuperar suelos, carpinterías y molduras de la época ha sido el principio de este proyecto de rehabilitación, o casi mejor, de “restauración”, que ha llevado a cabo el interiorista Nacho Polo. Para conseguir más luz natural se han recuperado ventanas que habían sido tapiadas y las numerosas habitaciones pequeñas se han unido para crear espacios más amplios y cómodos. El gran salón se ha convertido en la principal estancia de disfrute de la casa.


Abusando de la combinación blanco-negro, una apuesta siempre arriesgada, el diseñador ha conseguido un nuevo espacio luminoso, fresco, moderno, atrevido y singular. Todo el apartamento reluce gracias a los distintos tonos de mate y brillo usado en paredes y techos de color blanco; y las vistas al Real Monasterio de La Encarnación, del S. XVII, son ahora mucho más evidentes desde el interior de la vivienda.


Sobre el fondo blanco, y junto a los detalles negros, algunas piezas clásicas de diseño ayudan a dar el aire contemporáneo a este impresionante piso: la Ball Chair de Eero Aarnio, las butacas Shell de Hans J. Wegner, la Smoke Chair de Maarten Baas, o las Carbon Chair de Bertjan Pot & Marcel Wanders se unen a piezas experimentales como el sofá chaise-longue Hockney del arquitecto Eero Koivisto para David Design. Algunas antigüedades como las lámparas de araña traídas de Paris y diseños propios de Polo, como el espejo Twenty-Seven, acaban de rematar la decoración de esta ecléctica pero refinada vivienda.


Nacho Polo nació en Madrid y desde muy joven desarrolló una gran pasión por el arte. Pero el destino le llevó al mundo del diseño y el interiorismo, al que ahora se dedica profesionalmente. Tras trabajar como Director Creativo en una compañía europea de diseño, y más tarde en un despacho de arquitectura, Polo fundó en 2003 su propio estudio en Miami Beach (Florida), donde reside en la actualidad.

Fotografías cortesía de Nacho Polo Interior Designer STUDIO.

Artículos relacionados

casa-inversa-destudio-diariodesign-portada

El cambio de una vivienda que invierte sus zonas de día y de noche

dekton-cosentino-piedra-diariodesign-portada

Cosentino lanza Ukiyo, la nueva colección de la piedra ultra compacta neutra en carbono

klinker-madrid-m15-diariodesign-portada

La vivienda M15 se viste de klinker rojizo

DOMEHOME: cómo ampliar una vivienda atendiendo criterios sostenibles y funcionales