Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

El encanto atemporal de un baño con aire retro.

En los baños, optar por un estilo retro o vintage resulta estéticamente muy atractivo; normalmente son piezas de líneas suaves y gran sensualidad, que tienen una gran capacidad de evocar épocas y escenarios del pasado. Repasamos algunas claves básicas para lograr un baño con aire vintage de la mano de Duravit.

1930_03

La principal premisa con la que se debe partir para conseguir un baño de este estilo, es lograr un espacio íntimo con piezas emblemáticas, singulares, a través de una mezcla de estilos con piezas antiguas o que las imiten, que pueden convivir con otras piezas más modernas.

Las bañeras románticas adquieren mucho protagonismo aunque no necesariamente deben ser exentas o tener patas; existen otros diseños igual de románticos que por su material y  dimensiones, resultan más adaptables y apropiadas. Son bañeras empotradas, en acrilílico sanitario una opción más práctica por ser más cálidas y más espaciosas.

06_1930_1Med_1

Por su parte, los lavamanos amplios y con pedestal, o los muebles de madera con voluptuosas formas también aportan un aire rústico y natural a este ambiente. Los mueblescon apariencia envejecida o de acabado desgastado son perfectos para lograr este look. En cuanto a los colores, es mejor elegir tonos neutros: crema, blanco, beige, gris… Y no sólo en los complementos y accesorios. Estos colores también pueden aplicarse a los pavimentos y revestimientos, como el tradicional mosaico hidráulico, lo revestimientos de madera decapada o baldosas blancas o negras,  biseladas en disposición horizontal o en damero.

Listo el tema del equipamiento principal, conviene elegir accesorios ( espejos, toalleros, repisa,jabonera…) de líneas y materiales que contagien un aire retro. Griferías con manetas de cerámica, latón o en rosa oro, 100% tendencia, son perfectas en este sentido. Aplicados con coherencia, los complementos son básicos para lograr contagiar a esta estancia su nostalgia retro.
 

Una buen opción en este sentido es optar por el encanto de la serie 1930 de Duravit, un diseño nostálgico muy reconocible por su base octogonal (ocho aristas) diseñado en 1920 y presentado al público en 1930. Una serie clásica que, con el tiempo, ha sido ampliada con numerosas piezas a juego -como es la actualización del inodoro y el bidé en versión suspendida-, conformando la amplia serie actual.

O bien, puedes inspirarte en las línas abiertas y diáfanas de la interpretación del mueble-lavabo Cape Cod, firmada por Philippe Starck. Cape Cod elimina la frontera entre interior y exterior e integra la naturaleza en el cuarto de baño, con formas orgánicas y materiales genuinos como la madera maciza auténtica y la cálida cerámica. Con Cape Cod, Starck y Duravit redefinen el baño como lugar de descanso para la vista. Destaca su encimera con repisa inferior en roble vintage; canto rústico y calidad maciza que convierte cada pieza en un clásico contemporáneo.

Imágenes, cortesía de Duravit.

Más info en: www.duravit.es

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Butaca Basic de Lagranja: diseño danés con toque mediterráneo.

La nueva joyería Rabat en Madrid proyectada por Estrella Salietti.

Cassina recupera el taburete LC9 de Charlotte Perriand.

Una Navidad más, tus regalos originales están en The Hovse.