Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

El japonés Keiichi Hayashi diseña en Kyoto una casa soportada por columnas de luz.

Esta casa de dos plantas se encuentra al final de una calle estrecha en una zona residencial de Kyoto. Por su situación, la entrada de luz resultaba casi inexistente. El arquitecto que llevó a cabo el proyecto, Keiichi Hayashi, decidió colocar columnas vacías que permitieran la entrada de luz desde la primera planta hasta la segunda.

Estas columnas, colocadas al azar, son también la estructura que soporta el techo. Cada columna se llena con diferentes calidades de luz en función del ángulo que tengan respecto del sol. Las columnas, a su vez, sirven para crear espacios, unidades funcionales, dentro del espacio diáfano.

Tal y como explica el arquitecto “para entender el espacio de la casa, se pensó en un bosque donde hay muchos árboles. Cuando uno está en un bosque, los árboles se convierten en puntos de referencia para crear actividades. Los árboles crean las reglas del juego”. De este modo, las columnas son como árboles en los que el hijo de los propietarios puede crear su propio mundo.

Las superficies interiores están tratadas con un acabado blanco reflectante que maximiza el efecto de la luz natural.

La estructura de la casa en la planta baja es de hormigón armado y en el primer piso, de madera. El volumen sigue estrictas normas de construcción y de este modo se coloca en el centro del callejón, resultando dos espacios abiertos, uno en el lado este y otro en el oeste.

El espacio abierto al este es un patio rodeado por muros de contención que gracias al uso de puertas de cristal correderas permite inundar el interior de luz natural y extender el uso del interior al exterior. Por otro lado, el espacio abierto al oeste conecta el vestíbulo y el jardín de las parcelas adyacentes y el callejón. Hojas de metal de color marrón, un material muy común en Japón, se han utilizado para recubrir el muro exterior de la casa y reducir diferencias visuales con el paisaje urbano circundante.

Fotografías de Yoshiyuki Hirai, cortesía de Keiichi Hayashi

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

1 comentario

  1. ruth

    Woow me parece una idea divertida lo primero,in.geniosa a mas no poder! Original…funcional….ect ect! Quien diga que ya esta todo inventado……estos japoneses son la leche!

Artículos relacionados

Carniceria Germans Soler de Pau Sarquella 1 (Copiar)

Ruta 66 ‘a la catalana’. Aires vintage y neones para la Carnicería Germans Soler.

18 cent

#FF hoy viernes: Cubus Taller d’Arquitectura, Cool Ski Design, Roberto Murgia y Valentina Ravara, y Luis Eslava y Andreu Genestra, lo mejor de la semana.

Erco Mykita Berlin apertura

Mykita en Bikini Berlín: gafas vistas desde otra óptica.

Dear New York Zara

Luis Úrculo celebra la nueva tienda de Zara en la 5ª Avenida de Nueva York