Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Arantza Álvarez
26 abril 2013

Los reconocidos arquitectos Neri&Hu reinterpretan la arquitectura tradicional china en el Westin Hotel de Xi’an.

El diseño de este hotel se debe a Neri&Hu Design Research Office y pretende ser un tributo a la ciudad de Xi'an, una de las cunas de la civilización china. Sus 3.100 años de historia, han proporcionado a los arquitectos además de un formidable escenario para el edificio, la inspiración para realizar un proyecto en el que el pasado, el presente y el futuro se vinculan indisolublemente.

© Pedro Pegenaute

© Pedro Pegenaute

Al llegar al centro histórico de Xian, sus espectaculares murallas llaman inmediatamente la atención al viajero. Neri&Hu Design Research Office han tratado que la arquitectura del Westin Hotel Xi’an refleje esta pesada monumentalidad. Los grandes aleros y el revestimiento de estuco oscuro y bloques de piedra de la fachada hacen referencia a la arquitectura vernácula, aunque los detalles tradicionales se han esquematizado al máximo. La secuencia rítmica de los huecos de los alzados va disminuyendo según se asciende de nivel, creando la ilusión de que el edificio se va desvaneciendo con la altura. Las aberturas, forradas en un color rojo vibrante, están orientadas para obtener vistas directas del monumento vecino, la Gran Pagoda del Gran Ganso Salvaje.

El peso aparente de los volúmenes arquitectónicos se combina con elementos que proporcionan ligereza al proyecto, como las celosías de madera adosadas al cerramiento de vidrio de las dos entradas principales. En el interior destaca la luminosidad que aportan los patios con los que se han perforado los diferentes volúmenes.

© Pedro Pegenaute

Los arquitectos han buscado la máxima conexión entre el exterior y el interior, y este esfuerzo se manifiesta sobre todo en el amplio conjunto de escaleras de la entrada este, que hacen descender dos niveles a los visitantes hasta un gran jardín hundido en el corazón mismo del proyecto, alrededor del cual se encuentran los principales espacios públicos. Este gran jardín hace alusión al subterráneo poblado neolítico de Banpo, en las faldas de Xi’an, en el que se encuentran los famosos guerreros de terracota.

© Pedro Pegenaute

Otra peculiaridad de este hotel es que cuenta con un museo de arte mural antiguo de la región, que se encuentra entre la entrada este, y el jardín central.

El Westin Xi’an cuenta con tres restaurantes cuyos interiores también se deben a Neri&Hu, en los que al igual que en el resto del proyecto se ha tratado de rendir un homenaje a la arquitectura tradicional china sin recurrir a ideas preconcebidas sobre ella.

© Pedro Pegenaute

© Pedro Pegenaute

 

Artículos relacionados

El Pabellón Mies van der Rohe cambia de piel: el arquitecto Oscar Abraham Pabón lo interviene desde la psicología.

casa pasiva de dos plantas

Esta casa pasiva unifamiliar demuestra que la sostenibilidad también es bella.

Refugios climáticos o cómo el urbanismo se pone al servicio de los ciudadanos y turistas

EUmies Awards Day 2024: una jornada de galardones, exposiciones y conferencias para celebrar la arquitectura europea