Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Elena Minguela
3 junio 2011

AMA House, una casa en Japón compuesta por un juego de cubos.

El estudio de arquitectura Katsutoshi Sasaki + Associates ha creado una casa en la que “la arquitectura es algo que funciona como suplemento de la conexión del aire”. El enlace entre las distintas habitaciones de la casa se forma gracias a las personas y la naturaleza, y no está limitada por la estructura y el diseño arquitectónico.

AMA House es una pequeña casa rodeada de campos de arroz en Aichi, Japón. Destaca por su volumen dividido en habitaciones individuales, todas unidas teniendo en cuenta la entrada de luz y la ventilación. La distribución del terreno garantiza también dos espacios exteriores para parking y jardín.

Cada habitación tiene un volumen, acabado y puertas y ventanas con diferente forma. Estas diferencias se hicieron para realzar elementos como por ejemplo la forma de entrada de la luz, aperturas interiores, dirección de la corriente, juegos de sombras y comunicación entre las diferentes estancias.

Al abrir la puerta los habitáculos “pasan a ser uno solo”, aunque no se puede tener una vista de la estancia completa. La comunicación da lugar a una fuerte conexión de elementos visuales, aunque las habitaciones se perciben mediante el resto de los sentidos.

Fotografías realizadas por Toshiyuki Yano. Planos realizados por Katsutoshi Sasaki + Associates.

 

Artículos relacionados

godella-valencia-sanchis-diariodesign-portada

Un estudio para dos sobre baldosas de barro

El Museo ICO se engalana ante la esperada retrospectiva de Balkrishna Doshi

Ciudades más sostenibles: cómo logró Medellín reducir su temperatura gracias a sus corredores verdes

casa con piscina en ibiza

Entramos en ‘Finca Es Garrover’, un refugio de minimalismo cálido en la Ibiza más desconocida.