Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
redacción
13 diciembre 2009

Etiquetas:

En el emirato de Dubái, la cultura del exceso se ha practicado con celo fundamentalista.

Visto en La Vanguardia

Artículos relacionados

morell-seva-osona-arquitectura-diariodesign-portada

La casa de madera mimetizada en la falda del Montseny

forma-arquitectura-barcelona-piso-comedor-diariodesign-comedor

Forma Arquitectura y un apartamento que calma el estrés de la vibrante de la ciudad

Réplicas de puentes parisinos y “la Venecia de China”: así se transformó Suzhou

Wayco Cabanyal, un ‘coworking’ bioclimático, sostenible y reconfigurable