Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

G House. Homenaje a los sentidos en un ático de Madrid.

Cuando Gonzalo Pardo, director y fundador de Gon Architects, acometió el diseño de este ático en Madrid, enseguida pensó en los términos 'hedonismo' y 'placer'. Dos palabras que definen a la perfección este proyecto en el barrio de Conde Duque.

Y es que, frente a la típica organización doméstica donde prima sobre todo la funcionalidad, este proyecto tiene en cuenta aspectos subjetivos. «Consideraciones reales y fabuladas», como explica el arquitecto, que dan lugar a un espacio mucho más difuso. En él, y libre de particiones, los límites entre las distintas estancias se desdibujan para poder dar cabida a cualquier imprevisto.

Diseñada desde el olor, el tacto y la vista

Sentidos primarios como el olor, el tacto y la vista construyen las estancias y las sensaciones que alberga en su interior. Además, los deseos de producir y consumir experiencias también definen el espacio. Disfrutar del fuego de la chimenea en invierno, bañarse en la piscina con las ventanas abiertas, leer en la terraza rodeado de vegetación o ver las estrellas sobre el tejado forman parte del sentido intrínseco de la casa.

Tras atravesar la puerta, una escalera que corre paralela a un muro pintada de un llamativo color azul, da acceso a la casa. Un oasis para los sentidos, en un espacio híbrido mutable, a medio camino entre un loft y una matrioska, del que emerge el gran protagonista: el cuerpo.

El espacio diferencia entre las acciones de cocinar, comer, dormir, relacionarse, trabajar o descansar; y las de limpieza y cuidado del cuerpo. Las primeras tienen lugar en un ámbito libre, definido por la forma y posición de los objetos, y con una cierta condición escenográfica. Las segundas, en cambio, se llevan a cabo en un conjunto de habitaciones conectadas en el corazón de la casa.

Ocupando el espacio central de la casa, un mueble-cofre de almacenaje funciona como nexo de unión entre ambos mundos. Con un fuerte carácter lúdico, que aporta al espacio un toque de sorpresa y misterio, esconde entre sus puertas un acceso secreto al baño.

Filtro vegetal

Los límites del espacio doméstico quedan definidos por una jardinera lineal de más de diez metros de longitud y dos terrazas orientadas a sur. A modo de dispositivos artificiales, estos paisajes disuelven las fronteras entre lo público y lo privado, lo interior y lo exterior, la casa y la ciudad.

Acompañado en esta ocasión por Alejandro Sánchez y Clara Dios, Gonzalo Pardo apuesta, como es habitual en sus proyectos, por una mirada lúdica, experimental, crítica y optimista. Su interés se centra en los procesos creativos de diseño y construcción arquitectónicos, pero también en el papel de la mediación y comunicación como vehículos fundamentales para la transformación del mundo en un lugar más sostenible, digno y libre.

Fotografía: Imagen Subliminal (Miguel de Guzmán + Rocío Romero)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Abre el Can Bordoy Grand House & Garden de Mallorca.

Three Gorges RV Park buffet hotel en china Caiqiao restaurant diariodesign

La aventura en un hotel chino: Three Gorges RV Park.

Ikea te lleva al Primavera Sound.

#FF: Baalbec, Vlinder, MisterDesign, cervecerías top, Centro de Deportes Naúticos de Formentera.