Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Frank Lloyd Wright en diariodesign

Recreando las obras desaparecidas de Frank Lloyd Wright.

No fue una epifanía pero casi. Tras un tiempo dándole vueltas a cómo poner en práctica sus habilidades de modelado 3D, el arquitecto español David Romero encontró el proyecto adecuado: revivir de manera virtual dos obras desaparecidas y otra que nunca llegó a construirse de Frank Lloyd Wright. “Quería modelar un edificio que ya no existiera como un mero proyecto de aprendizaje —cuenta Romero—. Me pareció un reto interesante”. El fotorrealismo exquisito de las imágenes de Hooked on the Past [Enganchado al pasado], que así es como ha bautizado al proyecto, está despertando el interés de aficionados a la arquitectura de todo el mundo, especialmente en 2017, cuando se celebra el 150 aniversario del nacimiento de Wright. Trabajando a partir de planos, fotografías antiguas e ideas obtenidas de foros de expertos en la obra de Lloyd Wright, Romero recrea construcciones emblemáticas de la arquitectura.

La casa Pauson

“Escogí un proyecto de Frank Lloyd Wright para mi primer ejercicio”, explica Romero, que estudió Arquitectura en la Universidad de Sevilla. “Siempre ha sido uno de mis arquitectos preferidos por el uso que hace del color, los materiales y los elementos decorativos”.

Romero empezó a investigar en internet sobre proyectos de Wright y encontró uno que le llamó especialmente la atención: la residencia Pauson, diseñada en 1939 y destruida en un incendio poco después, en 1943. En la imagen, se aprecia la vista frontal reconstruida por Romero, que recuerda con cariño los largos días cuando, tras salir de la oficina de una renombrada marca de diseño en Madrid –y tras acostar a sus dos hijos–, se quedaba trabajando en este proyecto en el ordenador.

La casa Pauson Frank Lloyd Wright en diariodesign

.

En la imagen, vista lateral de la casa Pauson recreada por Romero

La residencia fue originalmente diseñada por Wright para las hermanas Rose y Gertrude Pauson, artista y paisajista respectivamente. Vecinas de San Francisco, pasaban el invierno en el Arizona Biltmore, hotel en el que Wright colaboró como arquitecto consultor.

Las hermanas, apasionadas del desierto de Arizona, se hicieron con un solar en la cima de una colina, no lejos del hotel, con vistas a Phoenix y a las montañas.Wright diseñó para ellas una residencia de invierno de dos plantas y tres dormitorios, con habitaciones para el servicio y un garaje al pie de la colina. El edificio se construyó con una mezcla de cemento, la misma piedra del desierto de Phoenix y madera de secuoya. La obra emerge de la roca, mimetizándose con el entorno, y se extiende hacia el desierto a través de sus terrazas y balcones.

Usando programas como AutoCAD, 3ds Max y Photoshop, entre otros, David Romero ha recreado las sombras, luces y detalles de cada vista de la vivienda. En esta imagen se pueden ver los dormitorios de la segunda planta, revestidos de madera de secoya, y sus balcones.

“No soy el primero que hace un proyecto así –dice Romero–, pero este nivel de realismo no es lo habitual. Hablamos de un proceso largo y trabajoso. En la arquitectura ‘real’ uno se ciñe a plazos y presupuestos, por lo que no se puede invertir tanto tiempo en hacer que una maqueta sea tan realista. Hooked on the past es un proyecto personal, así que he podido dedicar muchas horas a cada imagen”, explica.

Cuando los libros, las fotografías y los planos no proporcionaban la información que necesitaba, Romero trataba de meterse en la mente de Wright y averiguar cómo habría afrontado él detalles como techos o esquinas.

La recreación de Romero del salón de dos pisos de la Casa Pauson permite hoy, décadas después, disfrutar del dramatismo de la chimenea –a la izquierda– y de las enormes ventanas y puertas que van de suelo a techo.

La casa Pauson Frank Lloyd Wright en diariodesign

.

Romero también ha contrastado ideas y compartido bocetos con los miembros de la Frank Lloyd Wright Building Conservancy, que le han aportado comentarios y sugerencias.

En esta vista del salón se observa, al fondo, el comedor; a la izquierda, el sofá a medida diseñado por Wright; y en la parte superior, el balcón que permite asomarse a las zonas comunes desde el dormitorio.

En cuanto a los muebles, Romero se ha tomado algunas libertades: las fotos de la antigua casa Pauson muestran sillones de diseño estándar y muebles de terraza.

“Solo modelé piezas de mobiliario ya diseñadas por Wright, obviando algunos de los muebles que veía en las fotografías –me interesaba más la arquitectura que estos”, dice Romero.Por ejemplo, en el salón ha colocado dos sillas diseñadas por Wright para una residencia de la ciudad de Kansas, además de dos sillones Taliesin Origami (1949), también diseño de Wright.

Las hermanas Pauson pasaron solo un invierno en la residencia. Al año siguiente la alquilaron. Luego, sucedió el incendio. Parece ser que una ráfaga de viento se llevó por delante una de las cortinas, que cayó en la chimenea y se prendió, incendiando la casa. Los restos del edificio, apodados “Shiprock” por los vecinos, permanecieron allí durante casi 40 años. Finalmente, el edificio fue demolido para llevar a cabo una extensión de la carretera.

La casa Pauson Frank Lloyd Wright en diariodesign

.

El edificio Larkin

Tras acabar con el proyecto de la casa de Pauson, Romero pasó a reconstruir el edificio administrativo Larkin, ubicado en Búfalo, Nueva York. Fue diseñado por Wright en 1903 y demolido en 1950. El negocio de la empresa Larkin Soap Company, fabricantes de jabón desde 1875, había crecido y su negocio se había diversificado: necesitaban una nueva sede. Wright ideó un volumen de cinco plantas de piedra arenisca roja. Su sorprendente diseño priorizaba la comodidad del trabajador y un fácil mantenimiento.

“Todas las fotos del edificio Larkin eran en blanco y negro. Ha sido muy emocionante verlo en color por primera vez”, cuenta.

Los numerosos elementos decorativos del edificio Larkin, incluidas las obras del escultor Richard Bock, colaborador​ de Wright, pueden verse al detalle en las imágenes del arquitecto español.

edificio Larkin Frank Lloyd Wright en diariodesign

.

En el interior, Romero ha recreado el espacio de trabajo principal, que recuerda a un claustro o patio, con muebles de acero diseñados por Wright. “No sé si queda alguien en vida que viera el edificio Larkin en su estado original —dice Romero—. Cuando empecé a trabajar en las primeras recreaciones, me sentí como el doctor Livingstone contemplando las Cataratas Victoria por primera vez”. Romero ha sabido plasmar el estilo de Wright en el interior, con un diseño que baña de luz natural los espacios de trabajo.

Esta sede fue conocida en la época por sus elementos innovadores: suelo radiante, inodoros adosados a la pared para facilitar las tareas de limpieza y muebles integrados. Además, fue el primer edificio de oficinas capacitado para alojar un sistema de aire acondicionado, entonces, una tecnología pionera. Gracias al generoso presupuesto, Wright incluyó un restaurante para los empleados, un órgano que permitía que la música fluyera por todo el espacio y una azotea adoquinada para los descansos.

“Cuando terminé el edificio Larkin, sentí como si estuviera en el interior de una obra de arte”, confiesa Romero. En completar ambos proyectos, este y la casa Pauson, ha tardado 18 meses.

En la década de los 40, llegó el declive de la empresa. Vendieron el edificio. En 1950, y pese a las protestas de los ciudadanos, se demolió y el terreno se usó como aparcamiento.

 

La capilla Trinity

El siguiente proyecto de Romero fue la capilla Trinity, una obra sin construir que Wright diseñó en 1958 para la Universidad de Oklahoma, Norman, a instancias de Fred Jones: reconocido empresario y vendedor de automóviles.

capilla Trinity Frank Lloyd Wright en diariodesign

.

“El reto ha sido enorme: recrear un diseño que nunca se llegó a construir”, asegura el español: “Wright hizo unos bocetos del edificio a mano y en color, y también encontré un alzado y algunos planos de las plantas. He tenido que hacer conjeturas sobre el enfoque que le habría dado al interior”.

Wright esbozó la capilla en el reverso de un sobre mientras volaba de Nueva York a Phoenix: un edificio triangular acabado en punta con robustas paredes y coloridas vidrieras. Al elevarse, da lugar a un espacio de estacionamiento cubierto en la planta baja. Una serie de rampas se extienden hasta la capilla.

capilla Trinity Frank Lloyd Wright en diariodesign

.

Este es el hipotético interior de la capilla recreado por Romero, usando un esquema de color, materiales y diseños de mobiliario típicos del arquitecto. La capilla no llegó a construirse porque el cliente tenía en mente algo más convencional, idea que incluía un extenso aparcamiento anexo a la universidad; Wright decidió retirarse del proyecto. Falleció al año siguiente, en 1959.

En este punto, Romero confiesa que, en un futuro, quiere trabajar en edificios desaparecidos de otros grandes arquitectos del siglo XX. En cualquier caso, el plan ahora es desarrollar una versión en realidad virtual de estos edificios ya reconstruidos:

“Imagina la experiencia de sentir que estás dentro de estos lugares; ¿no sería algo increíble?”, sugiere.

 

Enlaces recomendados:

Artículo original en Houzz. 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Caves Llopart: domesticar lo industrial en una bodega centenaria.

El tiempo pasa, y el cristal sigue eterno. Bien lo sabe Lobmeyr.

hyundai cardcooking biblioteca seoul diariodesign

Cooking Library: la biblioteca multiexperiencia para foodies.

hotel gran melia palacio de los duques en madrid velazquez diariodesign

Le gustaría a Velázquez. Gran Meliá Palacio de los Duques.