Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Vivir en una antigua fábrica de chocolate.

Una antigua fábrica de chocolate de 125 años de antigüedad de Fitzroy, Melbourne, adaptada en los años 90 para uso residencial, aloja ahora este impresionante loft. Una intervención que el estudio australiano architects EAT ha acometido desde un profundo respeto por las preexistencias y el contexto histórico del edificio original, sin olvidar por ello el confort y la calidez propios de la vida contemporánea. “Mantener la integridad de la estructura original de la fábrica era vital” señalan los arquitectos, que para descubrirla tuvieron que derruir todos los elementos añadidos durante los últimos años.

3-fitzroy-loft-eat_derekswalwell
2-fitzroy-loft-eat_derekswalwell
12-fitzroy-loft-eat_derekswalwell

Con acceso directo desde la calle, el espacio recupera el suelo de hormigón –cubierto en su mayoría en la conversión sufrida durante los años 90–, los muros de ladrillo –ahora pintados de blanco– y la cubierta de dientes de sierra originales. En perfecto equilibrio entre lo nuevo y lo viejo, la casa se organiza en torno a tres huecos verticales, que no sólo potencian la altura de la antigua fábrica, sino que además permiten el paso de la luz y el aire al interior.

8-fitzroy-loft-eat_derekswalwell
1-fitzroy-loft-eat_derekswalwell

Dando forma al primer vacío, el patio trasero abre directamente a la sala de estar y la cocina. Un falso patio exterior, a medio camino entre dentro y fuera, que los arquitectos han cubierto con una malla metálica galvanizada apoyada sobre las vigas existentes, minimizando así la interrupción de la fachada original.

10-fitzroy-loft-eat_derekswalwell 6-fitzroy-loft-eat_derekswalwell
4-fitzroy-loft-eat_derekswalwell
5-fitzroy-loft-eat_derekswalwell
14-fitzroy-loft-eat_derekswalwell

El segundo vacío actúa como un ‘dispositivo de zonificación’, que separa la zona vividera de las áreas más privadas. Un puente de acero cruza el espacio y comunica los dormitorios con el despacho y biblioteca de la planta alta, con un pavimento perforado que potencia la sensación de ligereza. En la zona superior de la cubierta, unas ventanas de lamas generan ventilación cruzada, permitiendo salir al aire caliente durante los meses de verano.

11-fitzroy-loft-eat_derekswalwell

Situado en la biblioteca, el tercer hueco permite que la luz meridional invada el espacio de lectura y la entreplanta situada sobre él, resaltando además los pilares y vigas originales de madera.

13-fitzroy-loft-eat_derekswalwell
9-fitzroy-loft-eat_derekswalwell

En todo momento los arquitectos han querido diferenciar la nueva intervención de las preexistencias, a través de una estructura y carpintería de hierro que contrasta con la madera de la fábrica original. Los colores suaves y tonos claros empleados potencian la luminosidad, con tablones de madera manchados de blanco envolviendo el techo y algunas de las paredes, y dando lugar así a un revestimiento fluido que refleja la luz y contrasta con las texturas ásperas y desgastadas de la estructura primitiva.

Fotografía: Derek Swalwell

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Red Bull Station: una isla de cultura en el centro de Sao Paulo.

Premio solidario BigMat

BigMat ofrece 24.000 euros para proyectos solidarios.

Interiorismo de pequeños tesoros en una casa de huéspedes.

Casas de arquitectos: un piso en Milán con historia.