Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Viaja a la arquitectura esencial de la cocina con los libros bulthaup.

Pocas firmas conocen tan a fondo las necesidades del espacio al que se dirigen como bulthaup. Intentar proponer soluciones avanzadas que se anticipen a todo tipo de necesidades, y hacerlo con la máxima calidad y coherencia estética es la base de los 64 años de bulthaup. Una experiencia que ahora la marca comparte con todos los amantes del buen diseño en formato de libros. Si te interesa el mundo del diseño y la cocina, puedes solicitar los libros de bultahup, de forma gratuita, aquí

Bulthaup_b3

La historia de bulthaup comienza en 1949 en Aich, en la Baja Baviera. Fue allí cuando la empresa inició su andadura en el mundo de la cocina fabricando aparadores, que Martin Bulthaup entregaba en las cercanías en carros tirados de caballos. Durante la década de los año 50, la firma se extiende por toda Alemania y, en muy poco tiempo, adquiere una excelente reputación.

La cocina compacta

En 1966, bulthaup lanza al mercado su primera cocina modular: el Programa N, basado en la cocina de Frankfurt (un diseño low cost de 1920, compacto y pionero en la arquitectura domestica, obra de la arquitecta austriaca Margarete Schütte-Lihotzky para un complejo de viviendas sociales en Frankfurt).

Diseño de 1968

Diseño de 1968

En el diseño planteado por bulthaup, la inteligente y compacta distribución de módulos y electrodomésticos facilita enormemente el trabajo en la cocina. El aprovechamiento óptimo del espacio era entonces un requisito básico de los sistemas de equipamiento, debido a la escasa superficie disponible para las cocinas en las nuevas viviendas de la época.

Modelo de 1974

Modelo de 1974

La piedra angular de su actual apuesta por la innovación se estableció a principios de los años 70 con la introducción del programa de cocinas c12. Con un lenguaje formal insólito para la época y su inteligente concepto de montaje, bulthaup se convirtió en punta de lanza de todo el sector.

Después llegó el “bloque de carnicero”, que se convirtió en imagen de la marca bulthaup: una mesa de trabajo robusta, de madera maciza, situada en el centro de la estancia. Como punto central de comunicación y trabajo, este mueble cambió la concepción del espacio de la cocina.

El llamado "bloque de carnicero"

El llamado “bloque de carnicero”

Tras la muerte de Martin Bulthaup en 1978, sus hijos Gerd e Ingeborg asumen la dirección de la empresa. Gerd Bulthaup, amante de la arquitectura, seguidor de la Bauhaus y admirador del diseño atemporal, convirtió en la empresa en líder del sector. Para ello buscó la colaboración de Otl Aicher, cofundador de la Escuela Ulm, uno de los diseñadores más significativos del siglo XX, quien influyó desde entonces de manera determinante en la concepción de los sistemas de cocinas bulthaup. En un libro publicado en 1982, “ La cocina para cocinar”, él mismo describe una nueva filosofía de la cocina que sitúa en primer plano el concepto de ergonomía.

Banco de trabajo de 1988

Banco de trabajo de 1988

Hacia la cocina flexible

Y en 1982 bulthaup lleva a la práctica esta exigencia lanzando el system b, complementado con una isla de preparación. Es una zona de trabajo extraordinariamente funcional que se convierte en el centro de comunicación de la cocina. La evolución de la isla de cocina, en 1988 se convierte en el banco de trabajo, un clásico del diseño al que los medios califican como “ la primera innovación desde la cocina de Frankfurt”.

Cocina bulthaup System 25

Cocina bulthaup System 20

Poco después, en 1992, bulthaup lanza el system 25, que en poco tiempo se convierte en referente internacional. Ese mismo año bulthaup es galardonada con el “ Corporate Design Award” y en 1997 con el “ Lifetime Achievement Award”. En 1997, el system 20 se libera del paradigma de la cocina integrada, con elementos móviles, que permiten soluciones de configuración flexible a los deseos del usuario.

Cocina bulthaup b3

Cocina bulthaup b3

En 2004 bulthaup revoluciona una vez más el mundo de la cocina: el system bulthaup b3 permite proyectar la cocina sin las limitaciones dictadas por la planta, gracias a la utilización activa de las paredes. La pared funcional permite por primera vez colgar muebles de cocina libremente.

Y en 2007 continúa con la introducción del bulthaup monobloc, que sustituye la antigua isla de cocina por una escultura de acero inoxidable en la que encimera y laterales se funden en una unidad sin juntas. En el mismo año también lanza b1, con un diseño intemporal que se reduce a lo esencial y facilita el acceso al mundo bulthaup.

Cocina bulthaup b1

Cocina bulthaup b1

La cocina inteligente

Concentración en lo esencial es también la premisa del estudio de diseño EOOS para la nueva concepción de bulthaup b2, un taller de cocina móvil y flexible que ofrece, de nuevo, una innovadora interpretación del espacio vital de la cocina.

Cocina bulthaup b2, uno de sus últimos modelos

Cocina bulthaup b2, uno de sus últimos modelos

64 años de historia que, ya véis, siguen en constante replanteamiento y evolución. Toda esta sabiduría se condensa los libros bulthaup. Puedes solicitarlos aquí.

Más sobre bulthaup en diarioDESIGN.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

La editorial española Walk With Me, brújula de la creatividad europea.

Nos vamos de Tapas al Museu del Disseny.

Danone vuelve a su cuna: el centro histórico de Barcelona.

Descubre Artilujos en la Central de Diseño. La primera plataforma de muebles reciclados