Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Wanda, optimismo non-stop en el madrileño barrio de Salamanca.

Parolio, el reconocido diseñador de origen dominicano afincado en Madrid, es el autor del nuevo café y restaurante Wanda que nace abanderando el optimismo en el barrio Salamanca de Madrid. Después de estos últimos años grises por la recesión sus propietarios se propusieron abrir un local que comunicara todo lo contrario: vitalidad, alegría, color y una visión positiva de la vida. Un lugar en el que los problemas se dejaran fuera…

wanda-parolio-madrid (9)

Wanda es además el nombre metafórico de un amor de verano. Ese de la cual uno se enamora en la playa y que recuerda toda la vida. El nombre evoca todo el optimismo, diversión y romanticismo de esa experiencia que todos hemos vivido alguna vez, chicas y chicos.

wanda-parolio-madrid (11)

El concepto y diseño, del director creativo y diseñador Parolio, combina en las paredes colores pasteles alegres de nombres tan sugerentes como ‘arena de coral’, ‘piña colada’, ‘mar tropical’, ‘playa’…  con excitantes toques de flúor rosa y amarillo.

parolio-wanda-madrid

Sillas de caña natural, tejidas a mano en colores pasteles, y bancadas con coloridos cojines serigrafiados son los cómodos asientos del local.

wanda-parolio-madrid (1)

En las paredes grandes ilustraciones a lápiz cortadas en papel del ilustrador Boris Schmitz y un mural con una composición de fotos y planos de colores flúor enmarcados en madera dan un toque artístico al espacio.

wanda-parolio-madrid (10)

El frente de la barra principal está cubierto con cientos de varillas de madera maciza, cortadas, pintadas y montadas a mano para formar un diseño geométrico con un look neo-tribal y boho-chic.

Para coronar el espacio una espectacular lámpara construida también con varillas de madera maciza y metacrilato da el toque final a un diseño que transporta del centro de negocios y compras de Madrid a las capitales cálidas y cosmopolitas.

wanda-parolio-madrid (4)
wanda-parolio-madrid (7)

Su autor ha tratado de transnitir a los clientes de Wanda el universo emocional de las vacaciones, al verano y todo lo positivo que se siente en esos meses del año. Por eso en Wanda siempre sale el sol, y hay muy buen rollo.

wanda-parolio-madrid (12)

Wanda está abierto desde las ocho de la mañana hasta altas horas de la noche. Sus clientes pueden recargarse tomando un café o uno de sus deliciosos desayunos, comer, pasar una tarde agradable aprovechando la carta diseñada especialmente para ese horario o bebiendo un revitalizante zumo con espinacas.

wanda-parolio-madrid (14)

También pueden conectarse y recargar su ordenador para terminar ese proyecto o esa novela en la que están trabajando, todas las mesas tienen tomas de corriente y wifi.

wanda-parolio-madrid (2)

Por la noche Wanda se transforma y se ambienta con velas y colores cálidos. Sirviendo deliciosos platos, todos seleccionados por el Team Wanda por ser los platos emblemáticos de las ciudades y destinos de vacaciones que inspiraron el local.

wanda-parolio-madrid (8)
Wanda – Café Optimista
Calle María de Molina, 1 (Madrid)
T. 91 737 53 64
Email: info@wandacafe.es

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Hotel Bikini. Werner Aisslinger diseña para la cadena hotelera 25hours su primera apertura en Berlín.

¿Los 10 mejores proyectos de arquitectura? Finalistas Premios FAD Internacionales.

Restaurante Mister Lee. Cuarto Interior recrea en El Corte Inglés la magia de chinatown.

Uji house: una casa-tetris en Japón para ganar privacidad y amplitud.