Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

La icónica Disa de Coderch, re-editada por Tunds.

¿Icono del diseño español, por la D? Disa, la lámpara creada por José Antonio Coderch en 1954 que supone una muestra del saber hacer del arquitecto en cuestiones como el juego entre luz y sombra y los materiales nobles. Está comercializada por la firma Tunds, perteneciente al sobrino-nieto de Coderch, Rafael Salvador; así que todo queda en la familia. Este 2015, sesenta y un años después de su creación, se ha re-editado la luminaria en una versión mejorada y más parecida al diseño originalRecupera medidas y materiales pero incluye una importante innovación: una fuente de iluminacion LED para adaptarse a los resultados deseados en su día por el autor.

Desde Tunds presentan la nueva versión de Disa, optimizada tal y como la hubiera querido “el arquitecto honesto“. Se han recuperado las medidas originales, mejorado algunos aspectos en la fabricación, y se ha incorporado la luz LED. Para ello, se han tomado medidas de la primera versión del modelo y se han recuperando escritos del propio Coderch en los que se indican las cotas exactas, todo ello supervisado por los herederos del arquitecto.

Luz de Suspensión de José Antonio Coderch para DISA

 

La anchura y longitud de las lamas ha variado hasta conseguir que la fuente de luz y la estructura interior no se puedan ver. La estructura también ha cambiado gracias a información inédita manuscrita por el autor, donde describía que los aros debían ser de aluminio mecanizado y anodizado en color negro. Deseo concedido, ganando además en durabilidad al convertir los fiadores en metálicos también. El florón es también metálico en aluminio anodizado en negro e incorpora un sencillo sistema en su geometría interior para evitar que quede torcido una vez colgada la luminaria.

Coderch con la familia Güell en Espolla

La madera, verdadera seña de identidad de la lámpara, mantiene su mismo material y aspecto: pino de Oregón de 0,7 mm de espesor, con un barniz transparente para mantener su color natural. Aquí Tunds ha invertido en procesos de fabricación dotando a cada lama de dos hojas de madera que albergan entre ellas una celulosa prácticamente transparente de 30 micras de espesor, que no se aprecia a simple vista, pero que consigue un incremento en resistencia a flexión y corte muy superior a versiones anteriores. En el caso del metacrilato, también desde Tunds se ha escogido un metacrilato de colada de calidad mejorando el rendimiento del material.

TUNDS_DISA_PMMA_6516pb (1)

Sabiendo a través de los herederos de Coderch que el propio arquitecto quería eliminar el “chorro de luz” que emitía Disa a través de los aros, en dirección ascendente y descendente, la principal innovación de la nueva versión está provista de tres tirantes metálicos que soportan tiras de LED de alta luminosidad emitiendo luz en blanco cálido. Así se proporciona un flujo luminoso cilíndrico que minimiza las proyecciones verticales de luz. Y por supuesto, los LEDs no se calientan apenas nada, por lo que “las hojas de madera ya no se tuestan ni secan”, nos comentan desde la fábrica. De esta forma ha aumentado su durabilidad y rendimiento.

Puedes comprar la lámpara Disa en www.barcelonaindesign.com

Expo La herencia de Coderch-Minim (7)

www.tunds.es

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Premio IE Spaces for Innovation: gana prácticas remuneradas en Arup, O+A o UNStudio.

Hard Rock Cafe se renueva en Bangkok: la música se une al diseño.

Top Tapas Barcelona: urban sketching gastronómico.

¿Quién diría que no a trabajar en la oficina de Fairphone en Ámsterdam?