Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

El nuevo concepto de lujo contemporáneo, según Selfridges.

La cadena de almacenes Selfridges en la transitada Oxford Street londinense acaba de rediseñar su área destinada a los clientes internacionales, que ha pasado de estar en el semisótano a triplicar su espacio y escalar hasta la cuarta planta. El nuevo Selfridges International Lounge diseñado por el estudio local Waldo Works captura el espíritu original de estos grandes almacenes de lujo ubicados en un edificio de estilo neoclásico que abrió sus puertas a principios del siglo pasado.

Selfridges 02

El nuevo espacio alberga el área de devolución de tasas para clientes internacionales, varias zonas VIP, un par de bibliotecas, salones de descanso y un Mac Bar donde los clientes pueden ir a mirar sus emails o realizar el check-in de su vuelo online.

Selfridges 04
Selfridges 05

Desde la marquetería de los mostradores hasta las lámparas de artistas como Bec Britain presidiendo una de las salas de descanso, el estilo se asemeja más al de un gran hotel que al de unos grandes almacenes. Este era un poco el propósito pues se trataba de crear un espacio con un renovado y actual concepto del lujo.

Selfridges 06
Selfridges 07

Destaca la mayor de las dos áreas de devolución de impuestos internacionales, en la que tres elementos se reparten el protagonismo. Por un lado, el roble de los escritorios hechos a medida. Por otro el mármol del suelo, que es una reinterpretación contemporánea del de la Palm House de Kew Gardens, el jardín botánico de Londres. Y por último lo más colorido, los paneles de vidrio pintados a mano con dibujos de plantas exóticas.

Selfridges 08
Selfridges 10

Este motivo, que se repite en las palmeras de los salones, es un guiño al desaparecido restaurante de estilo tropical Palm Court que en sus inicios albergara estos grandes almacenes y que quedó destruido tras un fuego en 1940.

Selfridges 11
Selfridges 12
Selfridges 13

Como novedad, este espacio de casi 5.000 metros cuadrados, incluye también un mostrador para la adquisición de entradas para todo tipo de actividades de ocio operado por Time Out así como una capilla circular de diseño neutral en la que los clientes de cualquier religión pueden practicar sus momentos de culto o meditación.

Selfridges 14

Fotos: Ruy Teixeira 

 

Selfridges & Co
400 Oxford Street
London W1A 1AB
www.selfridges.com

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

2 comentarios

  1. Luisa

    Me encanta este nuevo concepto de lujo contemporáneo. Venía buscando ideas para decorar y modernizar mi casa de madera y creo que he conseguido cuadrar lo que más o menos quiero para mi casa de madera. En las primeras fotografías he visto como la innovación queda perfecta con los muebles de madera y tiraré por ahi, aunque os enseño como es mi casa de madera por si me podéis aconsejar http://www.preciocasasmadera.es/. Muy buen artículo que enamora con solo ver las fotografías.

  2. Raul Vilar Lopez

    Me encanta el post, buenisimas fotos; además adoro Selfridges y sus escaparates me sirven de inspiración. En este caso creo que han sabido conciliar la tendencia con la filosofía de este tipo de negocio sin descuidar la verdadera finalidad de la reforma que es atender a clientes que están gastando una cantidad de dinero significativa. felicidades.

Artículos relacionados

Cadaval y Solà-Morales firman una borda contemporánea en el Pirineo.

UNStudio y Arup diseñan un teatro multidisciplinar en Spijkenisse (Holanda).

Farma Kreaton: un granjero restaurante para el verano en Komotini, Grecia.

Los viejos billares de Pontevedra se transforman en oficinas ‘geek’.