Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Cortinas metálicas en La Mosca: un regalo en el barrio judío de Girona.

La Mosca es un proyecto en el que las cortinas metálicas son capaces de crear todo un universo. Decía Ramón Sanabria, presidente de la última edición de los Premios FAD de Arquitectura e Interiorismo, que la intención de este año era distinguir “la arquitectura que se integra bien en su lugar” y “que no renuncia a experimentar”. Una reflexión que se ajusta a uno de los trabajos finalistas de estos premios, realizado por Pau Sarquella y Carmen Torres en el patio de la Casa Sambola, situada en el barrio judío de Girona.


Leer más sobre los Premios FAD 2014 en diarioDESIGN

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 2 (Copiar)

La Mosca es un ejercicio de sensibilidad que busca envolver al público, ensalzar los elementos tradicionales y… espantar a las moscas. De ahí su nombre. Y todo a partir de un contraste de materiales y elementos: un patio de piedra, unas cortinas metálicas doradas y un jardín de lavanda.

 

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 3 (Copiar)

El proyecto involucra la vista, el olfato y la imaginación, y alcanza su esplendor en la primavera cuando la lavanda florece.

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 4 (Copiar)

Conoce más sobre La Mosca en este video:

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 5 (Copiar)

El resultado realza, además, la singularidad de la Casa Sambola, o Casa de Burgués, un edificio del siglo XVI de propiedad pública y que forma parte del inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña.

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 6 (Copiar)

Las cortinas de Kriskadecor, de un intenso color amarillo que contrasta con el gris de la piedra y el lila de las plantas, son el único recurso y en ellas recae toda la atención del proyecto. Más allá del uso tradicional de cubrir una puerta, las cortinas de la Casa Sambola organizan el espacio creando una especie de laberinto.

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 7 (Copiar)

De formas asimétricas, cuelgan del techo o están suspendidas en el patio, y también se encargan de tamizar el espacio, variando su transparencia según el grado de frontalidad respecto al espectador.

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 8 (Copiar)

Su tintineo crea un murmuro que atrae al público. Su disposición deja entrever un universo. Una vez traspasadas, redirigen la mirada hacia los elementos arquitectónicos del patio: la piedra picada, la escalera, el portal…. Y, como una barreras infranqueable, impiden el paso de las moscas.

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 9 (Copiar)

Las cortinas son un vibrante telón de fondo, un photocall improvisado, un marco bucólico y a la vez un juego de niños…”, cuenta Pau Sarquella. “Nos esconden el interior”.

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 10 (Copiar)

La lavanda también se cuela por las cortinas buscando al espectador.

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 11 (Copiar)

La Mosca es el segundo trabajo de Sarquella nominado a los premios FAD. La carnicería de los Hermanos Soler, situada en Celrà (Girona), y de la que ya hemos hablado en diarioDESIGN, también ha sido una de las finalistas de 2014.
Conoce más sobre los finalistas a los Premios FAD 2014

La Mosca, de Pau Sarquella y Carmen Torres 12 (Copiar)

Fotografías: Joan Guillamat y Pau Sarquella

Casa Sambola
Carrer de la Força, 13
Girona
 
 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Nudista: conservas que lo muestran todo, en Madrid.

Juli Capella crea una nueva tienda Camper Together en Madrid.

Reflejos de mar y luna en el hotel sueco Stora Hotellet en Umeå.

¿Todavía sin planes para este verano? No lo dudes, haz ‘glamping’.