Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

The Picnic: Raw Edges crea un bosque textil de ‘sauces llorones’ para Kvadrat en la Stockholm Furniture Fair.

El estudio de diseño Raw Edges fue el encargado de diseñar el pabellón de Kvadrat en la pasada edición de la Feria de Estocolmo, para lo que creó The Picnic, una enorme construcción de madera sobre la que se creó una instalación con 1500 cintas de 20 tejidos diferentes de la marca.

Esos dos elementos, la estructura de madera y las cintas textiles, fueron la clave del stand. La madera Douglas Fir de la marca Dinesen funcionó como mostrador para las telas, consiguiendo la apariencia de una cabaña de madera realizada a medida como expositor. Los paneles horizontales cortados en ángulo permitían mostrar el tejido Kvadrat de manera que permitiera una visión más cercana a los visitantes.

 

Esta impresionante instalación textil recuerda un tejado en mosaico vertical que crea una impresionante volumen tridimensional. Raw Edges se inspiraron en un bosque de sauces llorones, y funcionó como un divisor de espacios y un lugar íntimo y de tranquilidad dentro del gran pabellón de exposiciones.

 

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Gana 500€ para irte de viaje con Instagram y el shopping 4 estrellas de Splau

Feria del Mueble de Milán 2011: nuestro Top 5 del tercer día.

sala de el Celler de Can Roca

Redescubre el Celler de Can Roca en Girona, escogido como segundo mejor restaurante del mundo.

Diseño y comida se unen en A la Mesa! de la mano de Martín Azúa.