Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Buenas vibraciones en el nuevo local Buenas Migas, proyectado por Sandra Tarruella.

Este proyecto es el último local de una cadena muy popular en Barcelona donde degustar foccacias, pastas, ensaladas y postres. Una opción gastronómica que rinde homenaje a la cultura italiana genovesa de la foccacia y a los postres ingleses, cuyos locales se caracterizan por respirar una atmósfera relajada y confortable, donde priman los elementos naturales. Las claves en esta ocasión, llegan de la mano del interiorismo proyectado por el estudio de Sandra Tarruella: color blanco, maderas claras recuperadas y sin pulir, texturas de arpillera y punto, vidrio pintado… así como barandillas y plantas, en su porche-terraza incluido.

El encargo pedía que este nuevo local se abriera a la plaza Universidad donde su ubica y que invitase a entrar. Para ello, Sandra Tarruella ha creado la ilusión de un ambiente exterior tipo porche, con vegetación, basado en una reinterpretación de la terraza como concepto típicamente exterior del paisaje barcelonés.

Este espacio de transición toma elementos típicos de estas terrazas -como las macetas, las barandillas de hierro y la rasilla en espiga- y los aplica en uno de los paramentos verticales, permitiendo la libre distribución de bancos corridos de hormigón con cojines y mesas de exterior. También en él aparecen las butacas Torres Clavé, de Mobles 114, como elemento característico de todos los locales Buenas Migas.

La pared opuesta, en cambio, se ha revestido con un mural tipo puzle de lamas de madera de pino con distintos anchos y modulaciones, que aporta calidez al espacio. El cerramiento interior es una carpintería de acero galvanizado que recuerda a la de los invernaderos y que se puede abrir totalmente para difuminar los límites entre interior y exterior.

Una vez en el interior, el local de gran altura y techos antiguos pintados en color blanco neutro, se hace eco de los paramentos exteriores en ambos laterales. El mostrador se sitúa junto al acceso y delante de un juego de volúmenes revestidos en tonos de blancos rotos y azulados, que esconden la cocina.

El revestimiento de rasilla pintada y las barras horizontales de hierro que nacen de la idea de las barandillas donde se cuelgan las macetas, sirven también como telón de fondo del mostrador y permiten colgar cajas de contrachapado y formica, de distintos tonos azulados, elementos que sirven de apoyo de todo el producto y packaging.

En la pared opuesta, el revestimiento de lamas de madera, como si fueran pallets, avanza hacia el final del local, sirviendo como nexo del espacio y escondiendo el material acústico. Esta estructura sirve también como soporte de mesas altas y bajas, equipadas con sillas Doll de Billiani.

El mostrador en “L”, diseño del propio cliente, se presenta como un elemento muy transparente de vidrio y estructura de latón. Sobre él, unas lámparas suspendidas modelo Bufferlamp, de Pols Potten, refuerzan una iluminación cálida y potencian la estética Buenas Migas, al ser un elemento característico de todos sus locales.

El fondo del local se abre para crear un comedor más amplio, presidido por una mesa comunitaria de madera recuperada equipada con las mismas lámparas que encontramos en el mostrador, así como bancos corridos apoyados sobre la pared de madera, que sirve de respaldo. Sobre los bancos, unos originales cojines de punto de Knit Studio, de varios colores. Estos elementos artesanales y los sobres de las mesas, de vidrios pintados de azules o rosados, refuerzan la idea de espacio acogedor a la vez que sofisticado.

La pared del fondo del local se ha diseñado con la intención de crear la falsa ilusión de ventana; se trata de de un panel de pergamino y madera de pino retroiluminado, que aporta luz y profundidad al local.

Por ultimo, los baños vuelven a incorporar la idea de la rasilla en espiga, esta vez, con un acabado vitrificado sobre el que discurre un lavabo recuperado de mármol. Los inodoros se cierran en unas cabinas creadas a partir de la modulación de las lamas de madera de pino que encontramos en el resto del local.

Fotos de Meritxell Arjalaguer, cortesía de Estudio Sandra Tarruella y Buenas Migas.

 

Buenas Migas
Plaza Universidad, 1
08007 Barcelona
Tel. 93 454 46 32
Lunes a domingo, de 8h a 24h
www.buenasmigas.com

 

Sandra Tarruella
Carrer Madrazo, 83
08006 Barcelona
Tel. 93 362 22 64
www.sandratarruella.com

 

Más proyectos de Sandra Tarruella en diarioDESIGN aquí

 

 

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Un ático para los fines de semana en el centro de Barcelona.

1 the living food

The Living Food: el mundo bio y vegano se aleja de estereotipos.

ice-cube

Los Eames inspiran al rapero Ice Cube. No te pierdas este vídeo.

1 Museo de Arte Moderno de Santos de Paulo Mendes da Rocha

Metro Arquitectos y Paulo Mendes da Rocha diseñan el futuro Museo de Arte Moderno de Santos.