Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Aq4 se inspiran en el pasado industrial de Ortuella para diseñar su nueva casa de la cultura.

OKE (Ortuellako Kultur Etxea) es la nueva Casa de la Cultura de Ortuella, localidad situada en la antigua zona minera de Vizcaya, en la que ya no hay extracciones de sulfato de hierro. Los valles que antes recibían las dunas de arena oxidada contenidas entre estructuras de hormigón, ahora amontonan torpes agrupaciones de naves de chapa lacada en polígonos absurdos. Todo se ha borrado, ya no hay rastros.

Los autores del proyecto, el estudio de arquitectura aq4, – integrado por Ibon Bilbao España, Jordi Campos, Caterina Figuerola Tomás, Carlos Gelpí Almirall – han tratado de situar el edificio perpendicular a la vía principal de Ortuella para mirar a lado y lado del valle, tangencialmente, lo más lejos posible, para ver y ser visto desde la distancia en una maniobra de acercamiento precisa. Han buscado conectar la plaza de Otxartaga, el espacio público más significativo del pueblo, con la calle Catalina Gibaja, aprovechando esta oportunidad para que la nueva casa de cultura “estire” la plaza hasta la calle y la calle hasta la plaza.

La volumetria que define el edificio se moldea para responder a los diferentes niveles topográficos que delimitan el lugar: las cubiertas se inclinan recogiendo el nivel de la plaza existente y saltar visualmente a la otra vertiente del valle, anunciar, intuir el “otro lado” que Ortuella quiere comenzar a disfrutar.

El edificio es una estructura muraria que alterna crujías de trescientos ochenta y setecientos cincuenta centímetros para facilitar actividades variables y almacenamiento. Cada crujía define una sección propia que responde a lo próximo y a lo lejano. Desde la topografía del valle las cubiertas se muestran como una fachada más y se resuelven como tal.

Los espacios exteriores existentes conectan con las diferentes cotas de actividad: paseo-biblioteca, paseo-plaza, plaza-espacio usos múltiples, calle-espacio exposiciones, permitiendo que los diversos usos funcionen por separado organizando horarios o actividades en diferentes momentos o épocas.

Los materiales utilizados hacen referencia a la memoria de las infraestructuras bajo tierra, a su forma de emerger y mancharlo todo de una pátina oxidada. Los autores del proyecto han querido construir algo que estuvo allí hace mucho tiempo.

Fotografías: Adrià Goula Sardà

 

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

DRUIDA 01 600

Hoy 30 de junio en el FADfest: Premios Laus de diseño gráfico y Making of… sobre diseño industrial

Lodge, una peluquería de Suppose Design Office que huye de estereotipos.

BlancoWhite (Copiar)

Conoce los ganadores españoles de los Red Dot Design Awards 2012.

El sugerente showroom de la firma Aqua Creations en Tel Aviv.