Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Wythe Hotel, en Brooklyn: el estandarte que le faltaba al vecindario de Williamsburg.

El Wythe Hotel, en pleno corazón de Brooklyn, es el epítome de las últimas tendencias en el diseño de hoteles hoy en día. Situado en un barrio cool: en este caso Williamsburg, una de la zonas preferidas de los artistas y hipsters neoyorkinos junto con el Lower East Side; con pasado industrial: está ubicado en una antigua fábrica de toneles de principios del siglo XX; y donde lo viejo y lo nuevo se mezclan “creando algo único y auténtico”.

La convivencia del pasado y el presente se aprecia ya en el exterior. Se ha conservado la fachada original, típica de la época: edificio en forma de cubo, con paredes de ladrillo rojo a la vista e hileras de ventanas con arcos de medio punto. A su vez, ha sido ampliada verticalmente mediante una construcción de cristal y aluminio, también en forma de cubo pero de menores dimensiones, generando un contraste de materiales.

Ya en el interior del hotel, el cual cuenta con un total de ocho plantas y 72 habitaciones, el look industrial está presente en las paredes de ladrillo, suelos laminados, vigas de madera de pino, pilares de hierro fundido y las instalaciones a la vista.

El toque actual lo aporta el mobiliario de líneas modernas y tonos oscuros en su mayoría, a juego con algunos elementos estructurales del edificio, las lámparas del techo sin tulipas ni adornos adicionales, y las obras de artistas contemporáneos locales.

Por último, el aspecto vintage se ha logrado con detalles: mesas auxiliares de mármol y hierro forjado, sillas de estilo Thonet, objetos antiguos repartidos aquí y allá, conservando la mampostería y los techos altos, y dejando sin restaurar algunos elementos originales.

En los baños y en el restaurante Reynard destacan también los suelos de baldosas, si bien en algunas zonas del comedor se ha utilizado la madera para el suelo.

Detrás del Wythe Hotel está el hotelero Peter Lawrence y el restaurador Andrew Tarlow, padre de algunos de los locales más en boga de la zona: Marlow & Sons, Diner y Roman’s. El Reynard, fiel al espíritu del barrio, sigue la filosofía ‘de la granja a la mesa’, es decir, productos orgánicos y frescos con los que elaboran platos locales.

El edificio donde se ubica el hotel es el más alto de la manzana, lo que proporciona vistas privilegiadas y sin obstáculos del skyline neoyorquino y del East River casi desde la cama gracias a los grandes ventanales de las habitaciones.

El hotel dispone de cuatros lofts para largas estancias, una sala de visionado para 60 personas, y un bar en la sexta planta que aprovecha la azotea del edificio original. También cuenta con ocho habitaciones con literas.

Fotografías: cortesía de Wythe Hotel
Wythe Hotel
80 Wythe Ave.
N. 11th Williamsburg
Brooklyn, NY 11249
http://wythehotel.com
 
 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

1 menu maison objet 2016

Lo más ‘moderno’ de Menu, en Maison & Objet.

11 lego mini cooper

Un icono de la automoción en 1077 piezas: Lego Mini Cooper.

El arquitecto Joseán Vilar recrea un acuario etéreo.

Museo del Mañana 03 apertura

Formas de Corian inusuales en el Museo del Mañana de Río.