La Vinoteca Blas se renueva: tendencia y tradición conviven en Astorga.

El local del centro de Astorga (León) donde se ubica Vinoteca Blas ha dado un vuelco completo gracias al proyecto de Andrea Muñoz González, transformándose acorde a las tendencias y exigencias actuales, pero combinando a la perfección con su buen hacer en la cocina.

El concepto base del proyecto ha sido la combinación de reminiscencias vintage que recuerdan a las “tiendas de toda la vida”, junto con elementos de rabiosa actualidad; el cuidado en la elección de los materiales así como en los pequeños detalles conjugan a la perfección con la filosofía de la cocina y el trato familiar de sus dueños. La distribución original del local se ha mantenido, sin embargo gracias a este nuevo proyecto cada rincón y espacio han podido aprovecharse al máximo, consiguiendo así un resultado más funcional y cómodo, donde la luz adquiere un gran protagonismo.

El espacio se ha dividido en dos ambientes, uno de barra y otro de comedor, separados entre sí mediante un botellero realizado en chapa de hierro y vidrio, con capacidad para unas 90 botellas y que se convierte en parte central del proyecto. El botellero sirve además como barra adicional en su hueco central, donde además se dedica una frase del cantautor Alberto Cortez al protagonista del local, el vino. El botellero separa de este modo los dos espacios, actuando casi como una celosía, que permite otorgar la intimidad deseada en la zona del comedor y organizar el espacio. Por el otro lado, el espacio se divide mediante un tabique alicatado con unas urnas interiores donde se exponen productos típicos de la zona.

La iluminación adquiere un gran protagonismo dentro del proyecto, con sus luminarias creadas con escurridores esmaltados en negro, que en la zona del comedor se combinan a distintas alturas con bolas de vidrio blanco y que confieren al espacio la claridad necesaria para dotarlo de un aspecto de mayor amplitud junto con la iluminación indirecta conseguida por el foseado en la parte superior de la barra.

Toda la carpintería, realizada a medida, está fabricada con tablero de pino, al igual que las puertas, lo que le da un aspecto más natural, que combina a la perfección con la laca en blanco de la barra.

La puerta de entrada, con su tirador de acero corten, al igual que la barra de la izquierda, ofrece una vista general de la vinoteca donde destacan el suelo realizado con baldosas de mosaico que forman alfombras que enmarcan espacios y que se convierten en vinilo traslúcido en la fachada.

El proyecto ha abarcado también otros detalles como el diseño de la nueva carta de menú o los cubiletes repartidos por la barra y las mesas. La carta tiene un diseño muy cuidado y especial, adquiriendo una tercera dimensión, al estar bordada sobre tela y sujeta a un tablón de pino, donde el logotipo aparece en bajorrelieve.

El objetivo principal ha sido ofrecer a los clientes un local de un diseño confortable, acogedor y distinto a la actual oferta hostelera astorgana, donde poder degustar un buen vino de su amplia variedad, así como los exquisitos platos elaborados de forma cuidadosa.

Restaurante Blas
Calle de San José de Mayo 5
24700 Astorga, León

 

 

 

Fotografías cortesía de Andrea Muñoz González

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Restaurante huesos méxico portada

Restaurante Hueso, en México. Comer entre diez mil trozos de esqueletos.

2 casa del árbol sostenible boy scouts

Mithun diseña la casa de los Boy Scouts en la Reserva Summit Bechtel, West Virginia.

17 away

Minas Kosmidis diseña Away en la remota ciudad griega de Komotini, un loco viaje en el tiempo y el espacio.

Alfons Tost Fastvinic apertura

Alfons Tost firma Fastvínic, un espacio lúdico para el más informal de los platos: el bocadillo.