Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Gordons Bay House: seis grados de separación en el diseño de esta casa de Sydney.

Luigi Rosselli, el artífice de esta vivienda situada en Sydney, Australia, partió de la teoría de los seis grados de separación a la hora de diseñar esta vivienda en las colinas de la Bahía Gordons. El arquitecto italiano afincado en este país quería reunir varias ideas bajo un mismo esquema y para ello quiso probar si la famosa hipótesis también podía aplicarse a la arquitectura. Parece que sí, pues ha conseguido lo que buscaba: que la casa funcione para diferentes grupos de personas y a la vez se integre en el ambiente.

Se trata de una vivienda de losas superpuestas que gana protagonismo por la disposición de las plantas, los voladizos y la textura de los materiales.

El diseño consiste en tres plantas desplazadas entre sí por seis grados, las cuales pivotan en torno a una escalera en el centro de la vivienda a modo de eje. La rotación de las plantas conlleva que cada una tenga una orientación diferente, lo que a su vez, sirve para maximizar la ubicación del terreno.

La planta baja está sesgada, quedando parte de ella en el sótano, para permitir un fácil acceso al garaje.

La cara noroeste de la planta primera permite vistas a la bahía y al promontorio Clovelly, mientras que la cara sur disimula las vistas a la carretera situada frente a la casa.

La rotación de la segunda planta, por su parte, ofrece varias terrazas y voladizos salientes sin que afecte a las vistas de las casas colindantes, uno de los objetivos del proyecto.

El cemento es el gran protagonista en el exterior de la casa, sólo roto por las lamas de aluminio usadas para las ventanas y el revestimiento de las paredes. En el interior de la casa, el cemento se ha dejado a la vista en algunas partes como elemento decorativo.

Esta paleta de materiales y el uso de maderas nuevas y recicladas confieren texturas y tonalidades cromáticas muy naturales a la vivienda.

La casa, por deseo del propietario, no tiene aire acondicionado. Para minimizar las altas temperaturas, Rosselli se ha servido de aleros generosos y ventilación natural. La escalera, por ejemplo, permite la entrada de aire y luz, y las distribuye por toda la vivienda.

El estudio de paisajistas Terragam se ha encargado del jardín de la vivienda, parte del cual discurre encima del semisótano. El acceso a la casa, situado junto a la carretera, se ha mejorado decorándolo con plantas endémicas y arbustos.

Fotografías: Justin Alexander y Richard Glover

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Restaurante Bravo24 de Isabel López Vilalta, en el Hotel W de Barcelona.

Miracruz 1

Un apartamento que recupera el antiguo mirador en un piso de Donostia, diseño de Pauzarq.

MORE MAS ARQUITECTOS

La arquitectura islámica inspira la rehabilitación de un palacete histórico situado en Madrid.

Civic City Barcelona, nueve miradas gráficas a los barrios de la ciudad.