Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

El Batel, nuevo palacio de congresos en Cartagena. Un canto a la calma del mar, obra de selgascano arquitectos.

El nuevo auditorio de Cartagena, El Batel, supone la transformación del antiguo puerto de esta ciudad (uno de los más antiguos e importantes de la península) en un nuevo espacio para los ciudadanos. El reputado estudio madrileño selgascano se ha inspirado en el propio puerto para diseñar un edificio en el que dominan las líneas rectas y la horizontalidad.

El edificio se sitúa en la parte final del muelle de Alfonso XII, que tiene 1.000 metros, un kilómetro justo. A todo lo largo existe una franja de 20 metros, paralela a la línea del cantil, respetada por las construcciones. Por esta franja se puede realizar el más agradable paseo de la ciudad.

Y este paseo es lo que los autores del proyecto favorecen, lo que introducen al interior del edificio, en una continuidad dimensional que parece excavar una playa artificial, pero que realmente es una continuidad con la historia, porque la antigua playa de El Batel se situaba exactamente allí, siendo lo artificial el puerto y no la playa.

Esta recuperada playa-rampa va sumergiendo al visitante lentamente por debajo de la línea del mar, con la presencia continua de la línea horizontal del muelle. Ya en el interior, se busca el contraste con la fachada exterior provocado por el corte en la cota cero del terreno, y el diseño sigue haciendo referencia al muelle, pero esta vez oponiéndose a su naturaleza.

Ya no se admiten la hermosa monotonía ortogonal y la dureza del puerto, sino que se busca algo completamente opuesto: translúcido, delicado, ligero, acuático, algo que tenga que ver con aquello que definía Luigi Nono como “espacio de música acuática”.

Cada elemento o detalle de este proyecto es otro proyecto en sí mismo, pero como cada proyecto obedece a lo que le rodea, todos pertenecen por tanto a una globalidad, no buscada, sino deducida, que es la que forma el carácter del “B”.

Todo material, tanto el aluminio como el plástico, se ha fabricado por extrusión con una sola sección de pieza extruida, que en sus variaciones de colocación y color aparecen como múltiples piezas. Se colocan siempre paralelas al cantil para acentuar la idea de horizontalidad, para conseguir un rectángulo todavía más largo y tendido de lo que ya es, pero extruido como un churro sólo en su escala cercana, porque en su conjunto parece el resultado de la acumulación de distintos elementos, apilados ordenadamente en el puerto.

Fotografías © Iwan Baan. Texto de Arantza Ávarez

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

1 comentario

  1. Rosa Rosello

    Es muy original, me gusta como se ha estudiado la mezcla de materiales y composicion.

Artículos relacionados

paralelo al mar-susana cots 1

Susanna Cots diseña Paralelo al Mar, una residencia mediterránea en Llavaneres.

R

La genialidad de NO.MAD arquitectos, en CentroCentro Cibeles.

1 hotel garonda trick

Trick: la luz con truco en el hotel Garonda de Palma de Mallorca.

Cada casa es un mundo portada

Cada casa es un mundo, la decoración sin tópicos vista por Marcel Benedito.