Elena Minguela
22 febrero 2012

Diseñar y jugar: así son las oficinas del Departamento de Desarrollo de Lego.

¿Acaso no son los diseñadores de Lego la gente más afortunada del mundo? Pueden divertirse con los famosos bloques de plástico interconectables durante todo el día, y cobran por ello. Además, vistas sus oficinas, queda aún más claro que la idea de “jugar bien”, de donde viene el nombre (en danés, “leg godt” es “juega bien”) se extrapola a “trabajar bien”. El cuartel general del departamento de desarrollo, Lego PMD, es un entorno que se corresponde con las claves de sus productos: diversión, unidad, creatividad e innovación, imaginación y sostenibilidad.

Y para conseguir ese entorno, se dejó a los arquitectos Rosan Bosch y Rune Fjord que dieran rienda suelta a su imaginación. A lo largo del espacio, el pasillo original se ha transformado en un asiento de gran tamaño, sacado de escala, cuyo relleno de color azul claro convierte esta pasarela en lo que parece una nube ligera y suave. Esta nube se va expandiendo y convirtiéndose en sofás, y más adelante en un tobogán que conecta las dos plantas de manera divertida y lúdica.

Los cambios de escala están presentes en elementos gráficos como enormes representaciones de hierba en la pared y un Lego Man gigante, y en las mesas con jardines bonsái, para jugar con la perspectiva, ¿qué es grande y qué es pequeño? ¿Dónde se detiene el trabajo y empieza la imaginación? A través del diseño físico, el mundo de fantasía de la infancia se convierte en parte del día a día, creando el escenario para el diseño de nuevos juegos y formas de diversión.

Además, el diseño de Lego PMD permite y fomenta la colaboración entre los diseñadores. En la planta baja, el espacio abierto en el centro de la sala crea un flujo dinámico, donde los lugares de encuentro informales hacen que se cree un ámbito de interacción social e intercambio de información. Hacia los lados, hay espacio para el trabajo individual, torres modulares con modelos de piezas montadas para dar la oportunidad de mostrar el trabajo a los demás, y áreas comunes para facilitar el intercambio de conocimientos e ideas.

En la primera planta, una ampliación de la terraza ha abierto un espacio para cinco salas de reunión pequeñas y tres grandes, cada una con su propio color, con fachadas de cristal y vistas al espacio abierto inferior.

Una Fun Zone, con una barra de bar en color amarillo, es el espacio en el que relajarse e interactuar, y mesas de construcción para niños hacen posible que los empleados más jóvenes de Lego, y los no tan jóvenes, prueben nuevos modelos y productos. El futbolín es la otra estrella de los descansos.

Las oficinas de Lego PMD son el universo de los niños, donde la imaginación tiene vía libre– para niños y diseñadores por igual.

Fotografías cortesía de Rosan Bosch & Rune Fjord realizadas por Anders Sune Berg.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

1 comentario

  1. padrejesus

    Hay espacios en los que ir a trabajar es mucho más “ligero” y agradable. Enhorabuena a los arquitectos y diseñadores.
    Me encanta el artículo

Artículos relacionados

mesa-redonda-ARQ_DISEÑO_ETSAM

Mesa redonda Diseño y Arquitectura: la visión del arquitecto, el 22 de febrero en ETSAM

MOL ARQUITECTOS

La iluminación, un material más en Jacme, una nueva tienda de ropa en Ourense.

PQV_POSTER

Abierto el concurso de propuestas arquitectónicas Post Quake Visions. 5.500€ en premios

muuto-Connect_airy_five_oslo_mini-stacked_low-res

New Nordic: el nuevo estilo escandinavo a todo color.