Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Restaurante Ubon. Un espacio cosmopolita en el corazón de la capital de Kuwait.

El restaurante tailandés Ubon, obra del arquitecto Rashed Alfoudari, es un ejemplo de la transformación que ha sufrido la ciudad de Kuwait en los últimos veinte años. La capital de este pequeño emirato del Golfo Pérsico fue arrasada por las bombas durante la invasión de Irak en 1990. Tras la vuelta de la monarquía, fue levantada de nuevo en forma de ciudad moderna con uno de los centros económicos más importantes de Oriente Medio. Esto ha llevado a una rápida globalización, que, por supuesto, también ha llegado a la gastronomía y… al diseño.

Ubon, que toma el nombre de una de las provincias al norte de Tailandia, está ubicada en la zona de la calle Fahad Al salim, uno de las arterias comerciales más consideradas de la capital.

Se nota que Ubon es un restaurante tailandés por sus agridulces y picantes platos pero también por su diseño: largos paneles verticales de madera carbonizada en el exterior y en el interior, y una presencia discreta del oro, uno de los materiales ornamentales clásicos de la cultura de este país del sudeste asiático.

Alfoudari ha proyectado un ambiente neutro y elegante a través de una cuidada selección de texturas y tonalidades. Del negro al blanco pasando por todas la gama de grises a través de la madera oscura, el hormigón de las paredes y los suelos, y el blanco de los techos y el mobiliario. Los espejos y los elementos dorados aportan elegancia, armonía y una dosis de distinción.

Un mobiliario de líneas orgánicas, como las lámparas del techo o las sillas, aporta la sobriedad que el local busca.

El diseño de Alfoudari mantiene la continuidad en los elementos estructurales del local. Era necesario. 60 metros cuadrados debían dar espacio al comedor pero también a una cocina, baños y un almacén. El espejo del comedor no es un simple capricho decorativo: es la pared que lo separa de la cocina, por ejemplo.

En el baño, un grifo suspendido del techo e independiente del lavabo de cerámica contribuye a la verticalidad que proporcionan los paneles de madera.

La fachada es aún más sobria que el interior, pero al igual que dentro, sigue el patrón de las líneas verticales y las paredes recubiertas de madera.

Fotografías cortesía de Archofkuwait.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

1 comentario

  1. Laetitia Bouchet

    su historia está muy bien hecho y vale la pena visitar este lugar. Para completar la información, me gustaría mencionar ALKI para la fabricación de sillas Kuskoa.www.alki.fr

Artículos relacionados

perchero-pared-nook-umbra

ágoraCHRISTMAS. Regala decoración con Ociohogar

Logo-grande

Sigue todo sobre el FADfest en diarioDESIGN.

1 mariscal abc

No te pierdas la exposición de Mariscal en el Museo ABC, hasta el 9 de septiembre.

Alfombra Kala Nanimarquina apertura

Kala. Una alfombra con corazón y los pies en el suelo, que impulsa un proyecto solidario.