Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

El arquitecto Tiago Barros reivindica el placer de viajar sin rumbo fijo gracias a una insólita nube inflable.

En el fondo no es más que la reinvención del viejo Zeppelin en forma de nube gigante y para un uso distinto, porque lo que propone Tiago Barros es que utilicemos este artefacto como medio de transporte. Un artilugio que se desplazaría según la dirección del viento y en el que los viajeros permanecerían en la superficie. Vamos, lo que se dice flotar en las nubes.

Evidentemente el Passing Cloud es poco factible, pero la idea es un buen ejemplo de cómo trabaja este diseñador portugués: siempre cuestionando el modus operandi de la vida real y en busca de nuevos formatos – sostenibles eso sí – que ayuden a satisfacer las necesidades actuales.

Por eso cuando el Instituto Van Alen y el Departamento de Cultura de Nueva York abrieron un concurso internacional para nuevos transportes de alta velocidad (el Life at the Speed of Rail), Barros se planteó: “¿Por qué hay que viajar en alta velocidad?”. Es más, “¿por qué siempre debe haber un destino determinado? ¿Y por qué la hora de salida y llegada siempre es fija?”.

Para el arquitecto y diseñador hoy en día los viajes están demasiado planificados, siempre vamos corriendo y lo peor de todo: hemos perdido el placer de viajar en sí.

De ahí, su nube flotante. Al seguir la dirección del viento, no hay destinos fijos ni horarios. ¡El viaje es el destino! Además, se trataría de un medio de transporte silencioso, sostenible, libre de asfalto y acero, y sin ninguna interactuación del ser humano.

Excepto en su construcción, claro. El prototipo de Barros está compuesto de varios globos esféricos que dan forma a la nube. La estructura interna, de acero inoxidable, sería cubierta con una tela de nylon de alta resistencia. En el interior sólo habría gas de baja densidad para propulsarlo. Y para acceder a la nube se utilizaría una escalera.

¿Qué, os convence la idea?

Acerca de Tiago Barros:

Tiago Barros ha trabajado para nARCHITECTS (Nueva York), para el equipo de Investigación y Desarrollo de Aedas Architects (Londres), y formó parte del equipo del Memorial & Museum del World Trade Center.

En Lisboa trabajó con Aires Mateus en proyectos como el hotel Park Hyatt de Dublín y la Biblioteca y Archivo Central en Lisboa.

Estudió arquitectura en la Universidad de Lusíada y tiene un Máster con honores en Diseño Arquitectónico Avanzado en la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad de Columbia.

Fotografías e imágenes facilitadas por Tiago Barros.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Chairless de Vitra, la nueva sin-silla para nómadas modernos.

Viviendas en Sa Pobla

Finalistas de los premios FAD 2013: te presentamos los mejores proyectos de Arquitectura e Interiorismo.

1. Balla

El sabor de Milán desembarca en el puerto de Sydney con la Osteria Balla Manfredi.

5 usagui

Tetería Usagui: un salón de té japonés en el barrio de Gracia de Barcelona.