Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Un centro comercial en la antigua plaza de toros neomúdejar de Las Arenas, por Richard Rogers.

Si no vives en Barcelona, este titular seguramente te parecerá chocante. Tanto, como larga y controvertida ha sido la intervención en esta plaza de toros del siglo XIX de inconfundible estilo neomudéjar. Las Arenas ha pasado de acoger corridas de toros a novísimo templo dedicado al ocio y a las compras sin perder su envoltura exterior. Un proyecto de Rogers Stirk Harbour + Partners con la colaboración de Alonso Balaguer y Arquitectos Asociados.

Tras varios años de obras, el proyecto de Las Arenas, situado en la plaza España, ha transformado una plaza de toros en desuso en un complejo de ocio y entretenimiento de uso mixto. Tras su apertura, el pasado mes de marzo, acoge un nuevo centro comercial con más de 40.000 m2 de tiendas, restaurantes, cines, etc. que se distribuyen en las cuatro plantas del edificio.

Esta estructura del siglo XIX está situada cerca de Montjuïc, en la Plaça Espanya, y pretende ser una nueva puerta de entrada a Barcelona desde el oeste.

La fachada existente se ha conservado aunque, para mantenerla, fue levantada con gatos hidráulicos con objeto de vaciarla por dentro. Con el fin de crear un dominio público al nivel del suelo, también se excavó la base de la fachada, lo que ha representado una importante obra de ingeniería que ha implicado insertar arcos de material compuesto en la base de los muros existentes, que sustentan nuevos espacios para tiendas y restaurantes. Así, se han creado nuevas plazas en la planta baja, para facilitar el acceso a las estaciones de metro existentes y al adyacente parque Joan Miró.

Una azotea inmensa conforma una «plaza elevada» que ofrece unas vistas panorámicas de la ciudad. En el interior, los 70.000 m² disponibles albergan una serie de espacios comerciales, culturales, sanitarios y dedicados al ocio situados en torno a un espacio central para la celebración de eventos. El sótano incluye un aparcamiento con espacio para 1.250 vehículos.

El objetivo del proyecto, en palabras de sus creadores, ha consistido en obtener un elevado grado de flexibilidad, que se adapte a los cambios futuros y permita desarrollar una amplia variedad de actividades en el edificio.

Para ello, todos los elementos constituyentes, como la fachada, el auditorio, los segmentos internos y el edificio adyacente, son independientes estructuralmente, en busca de la flexibilidad deseada.

Las Arenas es uno de esos proyectos que no deja indiferente. Un interior vanguardista que integra  comercio,  ocio y  cultura en un edificio atípico e inusual, pero no por ello emblemático. Juzgad vosotros mismos.

Fotografías del centro, cortesía de David Cardelús.

Más info:
CC Las Arenas de Barcelona
Gran Via de les Corts Catalanes, 373-385
08015 Barcelona
Tel. 932 890 244
http://www.arenasdebarcelona.com

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

9 comentarios

  1. febrero

    Que estupenda la reutilización de un espacio tan significativo a pesar de los detractores de su uso anterior

  2. Jorge Rodriguez

    Es realmente lamentable la desconexión que se siente entre el interior y el exterior de este centro comercial. cuando entras no tiene nada especial, es como cualquier otro, totalmente clónico y standard. la experiencia de visitarlo no tiene ningún valor aparte del practico y comercial.

    es ademas horrible ver como por las ventanas de la antigua plaza lo único que ves son tubos de aire acondicionado y trozos de estructura. Imagino que a nivel de ingeniería contiene muchos logros, pero la experiencia como usuario deja mucho que desear.

    es una lastima que hayan concebido algo tan incoherente y que hayan gastado tanto dinero y tiempo en un proyecto así.

  3. nauzet rodriguez ruiz

    Espantoso. Otro ejemplo de ego “arquitectónico”, elevado a metros del suelo como su creador. La plaza original tiene mucho más valor y belleza que el esperpento que han realizado. Fuegos artificiales más propios de Las Vegas que de una ciudad vanguardista. Lo rocambolesco del truco no lo hace más hermoso, ni siquiera más interesante. Tanto esfuerzo por conservar una fachada para después adosarle un mamotreto de vidrio que la oculta, una cubierta que le resta limpieza y un acordonamiento estructural completamente invasivo y falto de delicadeza. Una pena, ahora nos lo comemos todos, a ver quien tiene el valor de pedir que la plaza ponga los pies en la Tierra.

    Qué decir del interior… lo mismo que hace 20 años. Ya hemos visto ese centro comercial, en cada rincón, en cada ciudad. Nada nuevo, incluso peor, lleno de escondrijos, de malas circulaciones que lo colapsan constantemente y ni rastro de la belleza original.

    Esto es como una veterana actriz que rejuvenece intoxicándose a botox. Tendremos que mirar las fotos antiguas para disfrutarla…

  4. Sara

    Lo mejor de la noticia son las fotos tan espectaculares que realmente mejoran aun más el espacio y el entorno.

  5. Pablo Altamirano

    Impresionante a nivel técnico felicidades al equipo de ingenieros. La propueste estetica arquitectonica…..como comentan anteriormente es lamentable, inconexa y poco respetuosa. La arquitectura es algo mas que el ego de un arquitecto.
    El entorno, correcto y recorridos bien planteados, pero…
    El interiorismo…mejor ni comentarlo. Me pregunto el porque no se ha trabajado de una manera interdisciplinar el interior de este complejo, dejando este para los interioristas….para cuando trabajaremos de la mano los arquitectos y los interioristas?

  6. Joan Carles

    Una buena resolución arquitectónica que, gracias a estas fotos consigo entender mejor. El encargo era muy comprometido, imagino. El resultado es una idea digna de ser exportada más allá de nuestras fronteras. Enhorabuena!

  7. Julia García López

    A NIVEL TÉCNICO NO PUEDO OPINAR. A NIVEL ESTÉTICO, EL INTERIOR ME PARECE IMPERSONAL,COMO CUALQUIER OTRO CENTRO COMERCIAL DE CUALQUIER PARTE DEL MUNDO. A NIVEL ESTÉTICO EL EXTERIOR ME PARECE UN ESPERPENTO. SE HAN CARGADO UNA FACHADA DIGNA DE CONSERVARSE, DESPRESTIGIANDOLA HASTA EL PUNTO DE PARECER ELLA LA SINTÉTICA Y ARTIFICIAL DENTRO DEL CONJUNTO, SOBRE MANERA CON ILUMINACIÓN NOCTURNA. CREO QUE HAY OTRAS FORMAS ACTUALES MÁS ELEGANTES Y MENOS ESTRUENDOSAS Y ARROGANTES DE INTERCONECTAR ESPACIOS Y ELEMENTOS CONSTRUCTIVOS DE OTRAS ÉPOCAS, SOBRE TODO SI TIENEN UN VALOR.

  8. Toni Melma

    Los catalanes saben que el suelo cuesta mucho dinero y ya se sabe, no podían perder la oportunidad, pese a que les habrá sido muyyyyyyy costoso. Creo que reutilizarlo sí pero tanto diseño interior, lo veo absurdo, mucho contraste y carísimo, para un edificio que no deja de ser un recuerdo exterior, para mi gusto bonito, signo de un pasado taurino pero que Cataluña detesta. En cualquier caso a mi me gusta y apuesto por todo lo que sea innovar y dar luz a una ciudad.

  9. esther

    Perdonad mi ignorancia, pero a mi me parece un auténtico bodrio. El edificio original me parecía precioso y Rogers ha hecho todo lo posible por eclipsarlo metiéndo esos colores fucsias y rojos que no pegan ni con cola y esas estructuras que solo afean el conjunto.Estoy de acuerdo con Pablo en la arquitectura va más allá del ego de los arquitectos y este es un caso clarísimo. Habria que retirarle la licencia para que no nos ofenda más con edificios como el Hotel Hesperia ni destrozos como la monumental… ¡Que pena!

Artículos relacionados

Select_Cocina_Fluo_ROSA[3]_RGB

Simon lanza los interruptores flúor en la colección Detail 82

Apparatu organiza Frágil, un taller abierto sobre diseño y artesanía.

Marset en Gail's Bread 3

Pleat Box, la última novedad de Marset, ilumina la cadena de panaderías londinenses más “trendy”.

Foto John Offenbach

Serpentine Gallery Pavilion 2012: Herzog & de Meuron con Ai Weiwei en los jardines de Kensington.