Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Museo Nacional de China en Beijing, el museo más grande del mundo.

Con el propósito de mostrar la historia y el arte de una de las culturas más antiguas de la Humanidad, el Museo de la Revolución China y el Museo de Historia de China se han unido en el Museo Nacional de China, cuya ampliación ha llevado a cabo el estudio de arquitectura alemán GMP. El nuevo museo resultante, de 191.900 m2, ha resultado ser el mayor del mundo.

El edificio consta de cuatro entradas, cada una señalando a un punto cardinal. El hall de 260 metros de longitud se ha ensanchado al centro rodeando la entrada principal, ya existente de la plaza Tian’anmen, creando un ‘forum’.

Sketch realizado Stephan Schütz

En el ‘forum’ se encuentra una zona multifuncional que comprende una cafetería, una librería, una tienda de recuerdos, las taquillas y los aseos. Este ‘forum’ de enorme tamaño resulta acogedor gracias a los materiales en que está realizado: granito en el suelo y las paredes y revestimientos de madera en las zonas de exposición. La forma arquitectónica del espacio es una interpretación actual de los elementos tradicionales de los edificios chinos. Además, el uso armonioso de los materiales, madera, piedra y vidrio, crea sentimiento de identidad y familiaridad.

La entrada orientada al oeste se caracteriza por los esbeltos pilares conectados por entablamento que sujeta el porche de nueva creación mediante un elemento clásico de la arquitectura china llamado dougong.

En el ala norte, cuya entrada se encuentra en la avenida Chang’an, se encuentra la exposición sobre historia moderna china. Y por la entrada orientada al sur se accede a la zona de administración y a la biblioteca.

El tejado realizado de placas metálicas de bronce continúa la tipología de los de la Ciudad Prohibida y el edificio original, de color amarillo, actualizando los materiales. Estas placas llevan unas perforaciones que filtran la luz produciendo la atmósfera característica de las casas de la China tradicional, que también se puede encontrar en las balaustradas, y están basadas en una trama artesana que se expone en la colección del Museo.

Fotos realizadas por Christian Gahl, cortesía de GMP. Reportaje realizado por la blogger Elena Minguela G.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

7 comentarios

  1. padrejesus

    ¡Vaya inmensidad de edificio!
    Pero cómo están evolucionando los chinos¡¡¡¡¡¡

  2. Belén González Campa

    Impresionante construcción. Un tema muy bien elegido e interesantes comentarios por parte de la bloguera. ¡Enhorabuena!

  3. FELIX

    Menudo Museo, otra vez que nos sorprendes con tus artículos, ánimo y sigue así.
    Saludos.

  4. anais

    Todo grandioso, transmite paz y tranquilidad, bien por ¿la nueva China?

  5. MARIA

    Mucha China y mucha historia para llenar un edificio espectacular. Es toda una invitacion para visitar ese pais.

  6. Rocío

    Como siempre, otro magníficulo artículo de Elena.

  7. pilar

    Muy bueno, como siempre. La gran china, que pais…

Artículos relacionados

Karim Rashid Komb house fachada

Komb House, la casa avanzada y sostenible ideada por Karim Rashid.

Dr. Bernardo Gómez-Pimienta

De la Casa a la Taza: conferencia del ciclo Perímetros Privados en Elisava.

1 reforma casp

Un piso de soltero para el relax y la desconexión.

1 impala vinçon

Vinçon dedica un escaparate a la Impala de Montesa para celebrar el 50 cumpleaños de la icónica motocicleta.