Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Un loft rehabilitado en el emblemático Edificio Copan, de Oscar Niemeyer.

El fotógrafo Fran Parente nos envía este reportaje, la remodelación de una vivienda situada en el emblemático Edificio Copan diseñado por Oscar Niemeyer en São Paulo (Brasil) a finales de los 50. El apartamento original de 140 m2, con tres dormitorios, salón, cocina y lavadero, se ha convertido en un loft contemporáneo de espacios fluidos y diáfanos, decorado en base a los hobbys de sus propietarios. Los artífices de la rehabilitación son Felipe Hess y Renata Pedrosa.

Este apartamento, situado en la planta 31 del emblemático Edificio Copan, ofrece unas vistas espectaculares del horizonte de São Paulo. La distribución primitiva ha sido completamente demolida, dejando toda la estructura a la vista, tanto los pilares como los forjados de hormigón. Ahora, las columnas que han quedado a la vista funcionan como eje de la nueva distribución.

En el centro se sitúa la pared principal, que separa la parte más íntima del apartamento del resto. Por un lado la ocupa la cocina, por el opuesto varios armarios. En la cocina se ha planificado un bloque-isla hecho de hormigón que funciona como superficie de trabajo y se alarga para transformarse en barra y mesa de comedor. Otra parte de la pared se utiliza como librería, aunque los estantes quedan de espaldas al escritorio de trabajo.

El aire industrial del loft queda patente en el hormigón visto de las paredes y gran parte de los techos, así como en la incorporación de unas puertas plegables de acero-sin pintar- que separan el dormitorio del resto de la zona común.

En al área social, que incluye la cocina, una plataforma de hormigón que funciona primero como un banco contiene los objetos de interés de los propietarios, que van desde la música al arte, una colección de playmobils y varios premios en Cannes, logrados en la agencia de publicidad donde trabaja el propietario.

Una gran librería de madera, diseñada a medida para acompañar el escritorio, alberga una amplia colección de CDsen los estantes, mientras que en los cajones contiene la colección de discos de vinilo, ya que el propietario ejerce también como dj, ya sea en casa para entretener a los amigos como en clubes de la ciudad.

Unas grandes puertas de acero en bruto separan el dormitorio del área social, ofreciendo una mayor privacidad cuando es necesario. Detrás de la cama, luce el muro de hormigón original del edificio, con las cicatrices de sus más de 50 años de historia. Un díptico del fotógrafo Roberto Wagner preside el cabecero de la cama.

En el baño, una gran mampara de cristal encierra la zona de aguas, equipada con una bañera exenta y los surtidores de dos duchas de obra. Se completa con una zona de tocador, abierta. El techo de escayola blanca aparece en algunas partes de la planta para hacer más cálidas esas zonas y crear cierto contraste.

Un banco de hormigón bajo las ventanas funciona como armario en algunas zonas; incluso se ha equipado con una pequeña vinoteca y un botellero, también de hormigón. Son detalles funcionales de un apartamento que ha sabido adaptarse a una estética más contemporánea renunciando a la distribución original y aprovechando su nuevo espacio con huecos de obra y muebles a medida.

Más sobre el edificio:

El Edificio Copan fue diseñado por Oscar Niemeyer en 1954 para celebrar el IV Centenario de São Paulo. Situado estratégicamente en el centro de la ciudad, en el número 200 de la Avenida Ipiranga, el Edificio Copan es conocido por su geometría sinuosa, que recuerda una ola. Tiene 140 metros de altura y 37 plantas, 6 bloques con 1.160 apartamentos y 5.000 inquilinos, además de un centro comercial con 72 establecimientos y hasta una iglesia evangélica. Esta gran mole de hormigón ha quedado para la posteridad como uno de los edificios más representativos del movimiento moderno brasileño, una “ciudad habitacional” salida de las manos de Oscar Niemeyer, la curva frente a la recta de Le Corbusier. Está considerada la mayor estructura de hormigón armado de Brasil y el mayor edificio residencial en América Latina. Como curiosidad, el edificio tiene incluso un código postal propio, el 01066-900.

Más sobre el fotógrafo:

Fran Parente está especializado en fotografía de arquitectura y decoración. Licenciado en Arquitectura y Urbanismo en el 2008 por la Fundación Armando Alvares Penteado, empezó a dedicarse a la fotografía a mediados de 2007. Actualmente, colabora con estudios de arquitectura y también con diversas publicaciones impresas y digitales. Es el autor de las fotos publicadas por la editora C4 en dos de sus libros de la serie “Arquitetura Comentada” (Livraria Cultura, Fernando Brandão e Casa Natura, FGMF).

Fotografías cortesía de Fran Parente.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

2 comentarios

  1. beatriz pimenta

    Lindíssimas fotos!!!!!

  2. mari nakiri

    I love it…!!!!!

Artículos relacionados

ArtDesign

El Museo Nacional de Artes Decorativas inaugura la exposición Art Design: Diálogo entre dos épocas

10 horts Joan Miro

Horts de Victoria Campillo: humildes cabañas de agricultores se asimilan a obras de grandes artistas contemporáneos.

Vondom en Atmósfera showroom Denia 4

Atmósfera Miguel Angel Benavent, un nuevo espacio de vanguardia en Denia.

Cophenague HarbourBaths apertura

La ciudad como piscina y playa, expo en Roca Barcelona Gallery.