Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Escuela diseñada por Javier Larraz en Pamplona: arquitectura pedagógica.

El espectacular potencial que desarrolla un niño en sus primeros años de vida obligó a Javier Larraz Arquitectos a reflexionar sobre la responsabilidad de diseñar una Escuela Infantil. Este estudio cree firmemente en el valor pedagógico de la arquitectura, y en su capacidad para generar espacios donde, en combinación con la labor de los educadores, los niños puedan crecer y desarrollarse de forma estimulante, sugerente y segura durante sus tres primeros años.

El edificio se encuentra ubicado en el extremo NO del nuevo barrio pamplonés de Buztintxuri, dentro de una manzana conformada por un “abanico” de tres parcelas dotacionales. El solar presenta un marcado desarrollo longitudinal en el sentido norte-sur. La orientación oeste, desde donde debe producirse el acceso, se ve importunada por el ruido generado por una serie de viales adyacentes de intensa circulación. El frente oeste tiene condición de lindero con la parcela colindante.

En base a estas premisas, se decidió organizar el edificio como una secuencia de cuatro cuerpos paralelos que alternan cuerpos “edificados” con espacios vacíos: el acceso, un corredor central, los módulos infantiles y el patio exterior.

Un primer cuerpo, en el que se ubican las zonas de administración y servicios, ocupa el frente más público (oeste), y actúa como filtro frente al ruido exterior. El acceso principal al edificio se produce a través de uno de sus extremos, donde se generan un porche cubierto y un pequeño jardín que articulan y dignifican la entrada.

El espacio central es un gran vacío que cuenta con generosa iluminación natural a través de un lucernario corrido que emerge decididamente sobre el resto del edificio, generando un singular espacio de doble altura que actúa como elemento vertebrador del edificio. Es la calle o lugar de encuentro, desde el que se accede a los diferentes módulos infantiles. La linealidad de este espacio se ve “transgredida” con la aparición de la cocina y el taller central, como piezas que tratan de reclamar la atención de los niños dentro del conjunto.

Un tercer cuerpo alberga las áreas infantiles, agrupadas en cuatro módulos según las edades de los niños. En cada módulo se busca una óptima integración entre aula, talleres, comedores, baños y dormitorios, garantizando la ventilación e iluminación naturales en todas las estancias.

Por último, el patio exterior de juegos se concibe como una prolongación del espacio de las aulas mediante la apertura de generosos acristalamientos. Un alero de casi dos metros de vuelo permite la circulación a cubierto por el exterior, al tiempo que protege las aulas del sol de verano. La orientación del patio nos garantiza tanto su óptimo soleamiento como la deseada intimidad frente al tráfico exterior. El uso de diferentes colores y texturas (soleras, cauchos, graveras, césped y arbolado) permite crear espacios de juego sugerentes y variados para los pequeños.

Tanto la organización del espacio interior de las aulas como el diseño del mobiliario han tenido en cuenta la distinta percepción espacial de los pequeños y de sus educadores: Por un lado, las actividades de los niños se organizan en base a una serie de “rincones” temáticos adaptados a su escala, donde pueden desarrollar de modo flexible diferentes actividades, evitando la aparición de espacios enormes o inadaptados al trabajo en grupos de distinto tamaño. Por otro lado, los educadores deben poder tener control visual de los pequeños desde cualquier punto del aula.

Cabe destacar en el proyecto arquitectónico la fachada oeste del edificio, que protege de la incidencia directa del sol de tarde mediante una celosía estructural de lamas verticales conformada por pilares de acero de sección romboidal. Esta fachada de celosía sin duda le confiere al edificio una destacada identidad estética.

Fotografías de Iñaki Bergera. Imágenes e información cortesía del arquitecto Javier Larraz Arquitectos. Este reportaje ha sido realizado por Arantza Álvarez Zabala, cuyo blog www.archkids.com te recomendamos desde diarioDESIGN.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

1 comentario

  1. juan albertinez

    este tio es una pasada mira sus edificios
    alguien tiene su movil me gustaria llamarlo algun dia
    la obra mas bonita es la de buztintxuri mi hija va ahi

Artículos relacionados

Detalle del estadio de fútbol, que tendrá uno de sus laterales abierto al mar. Foto: Real Madrid

Visto en ABC: Así será el Real Madrid Resort Island, el futuro parque temático en Emiratos Árabes

1 concentrico logroño

Concéntrico 01: primer festival de arquitectura y diseño de Logroño.

Casa Francesc Rifé apertura 23

Obras de arte y muebles de los ’60 en una gran masía del Empordà.

inside-festival-world-of-interiors (1520px)2

Los mejores interiores del 2015, según el INSIDE Festival.