Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Dar HI, un singular eco hotel diseñado por Matali Crasset en Túnez.

Entre refugio contemporáneo y casa de huéspedes, el nuevo hotel Dar HI, parte de la arquitectura local típica del desierto tunecino para proponer una experiencia global ambientalmente sensible. Su autora, la diseñadora francesa Matali Crasset, lo define como “un retiro ecológico de bienestar en un enclave mágico”, Nefta, una ciudad milenaria con aguas termales rodeada de un oasis con 400.000 palmeras.

Situado en una colina al borde del desierto del Sahara en Túnez, el proyecto de Matali Crasset sigue un enfoque ecológico y ambiental; el suministro de agua lo proporciona una fuente de calor natural que viene del desierto, mediante energía geotérmica. Y, con el fin de respetar el medio ambiente, la pintura fue reemplazada por cal de Thela usando colorantes naturales.

Todo en este hotel ha sido concebido para guardar armonía con el paisaje de Nefta. Conocida como la ‘Perla del Jerid’, Nefta fue la antigua Nepte romana y se caracteriza por sus fuentes termales y por su espléndido oasis. En este privilegiado lugar se han rodado Star Wars y El Paciente Inglés, entre otras.

Dar HI es un refugio de calma aunque, también, un proyecto abierto a la vida local, el paisaje y su ritmo natural. Para ello, se ha contado con la colaboración de artesanos locales y materiales locales para dar forma al mobiliario y la decoración.

El diseño de Dar HI se inspira en la arquitectura local, casas de paredes de ladrillo de un característico color ocre y madera de palma que parecen “surgir” de la tierra. Hasta el hotel, situado en el centro histórico de Nefta, no se puede acceder en coche; hay que recorrer las estrechas callejuelas y llegar a pie. Una vez en él, la experiencia de la visita comienza al quitarse los zapatos y ponerse babuchas… Los alimentos se cultivan de forma ecológica, sin fertilizantes, dentro de los oasis: no hay alta cocina ni productos importados.

La organización de las diferentes áreas y su orientación (ciudad, desierto, oasis…) favorecen un panorama diferente y un tipo específico de interacción con la vida dentro del hotel (terraza interior, piscina, baño turco ..) Así, sus 17 habitaciones se engloban bajo cuatro conceptos diferentes.

Casas Elevadas, con vistas a la vida local y al paisaje del palmeral, todas diferentes. Divididas en dos ambientes, uno más íntimo, con vistas panorámicas y otro a ras de suelo de acceso a la zona comunitaria, concebida como una pequeña plaza del pueblo, en la que todo el mundo tiene un espacio protegido del sol. Una ventana en forma arco introduce las vistas en la habitación, provista de una mesa para picar o trabajar, y una gran cama que oculta la zona de ducha y aseo.

Casas Trogloditas, en la parte rocosa. Son tres áreas llamadas trogloditas, revestidas con pequeños ladrillos de Nefta, completamente independientes y con sus propias terrazas privadas que también pueden unirse entre si, para compartir la estancia con amigos o familiares. Aquí, la vida colectiva se articula en torno a otra pequeña plaza con una cascada de agua pequeño y un horno de pan.

Dunas, habitaciones que quedan al mismo nivel que la arena y son como espacios abiertos que el viento han esculpido. Inspiradas en los campamentos del desierto, son todas diferentes; una tiene una galería con una luz natural y un jardín interior; otra, muy amplia, cuenta con una terraza exterior y un gran ventanal con una excepcional vista de Nefta; la tercera, también espaciosa y fresca tiene una habitación independiente y una terraza de madera

Casa tradicional. Esta estancia se realiza en una casa del pueblo que permite compartir momentos entre amigos con las comodidades del hotel.

Además, en su SPA, con agua termal de procedencia natural, se realizan tratamientos y masajes locales. Entre sus servicios, Dar HI cuenta, además, con una bazar propio que incluye una selección de productos y aromas típicos así como libros o utensilios de cocina seleccionados con esmero.

Recibir clases de cocina local, cabalgar por el oasis, ver las puestas de sol desde los escenarios de Star Wars, acampar en el desierto, descubrir Nefta y su medina… son otros de los alicientes de este nuevo refugio con firma de autor. Un destino iniciático perfecto para escapadas y vacaciones que permite aproximarse a un entorno natural y humano totalmente excepcionales.

Dar HI

Quartier Ezzaouira
2240 Nefta – Túnez
Tel. 00 216 21 67 42 98
www.dar-hi.net
info@dar-hi.net

 

Fotografías cortesía del hotel Dar Hi. Más sobre Matali Crasset en diarioDESIGN aquí.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

2 comentarios

  1. Alejandro M.

    El cabecero de la cama es horrible, asi como la repisa que lleva adosada encima…esa imagen se me ha quedado grabada.
    Tampoco entiendo mucho el concepto mesita de noche lavabo…me estare volviendo antiguo? o es un desproposito?

  2. […] el mismo concepto, puedes leer en diarioDESIGN sobre el hotel Dar HI, diseñado también por Matali Crasset en […]

Artículos relacionados

portadachocolate

El chocolate más dulce de los japoneses Nendo.

Punt de sabor 1 [1600x1200]

Dani Nebot cambia el concepto de verdulería con Punt de Sabor, una tienda ‘eco’ en el centro de Valencia.

1 off bdw

Nuestro top 11 en el OFF de la Barcelona Design Week.

restaurante-caballa-canalla-mesura-jose-hevia (1520)2

La Caballa más Canalla está en la Barceloneta.