Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

El Mordisco renace en Barcelona, de la mano de Sandra Tarruella Interioristas.

El mítico restaurante Mordisco ha reabierto sus puertas en un renovado establecimiento situado en la zona más elegante del ensanche barcelonés. A tan solo unos metros de su primer y emblemático local, el nuevo restaurante ocupa ahora una casa señorial de dos plantas y patio, rehabilitada con sumo gusto y acierto por Sandra Tarruella Interioristas. Además de su completa oferta gastronómica, el nuevo establecimiento incorpora algunas agradables sorpresas como una tienda de delicatesen o una más que recomendable coctelería. Bienvenido a casa de nuevo, Mordisco. Muchos te echábamos de menos.

Fue el restaurante de la gente guapa durante la época dorada de la Barcelona Olímpica, y el origen del Tragaluz, uno de los grupos de restauración que más ha apostado por el diseño en nuestro país. Tras sus primeros años como local icónico de la ciudad condal, dejó paso al hotel OMM, que abrió sus puertas en el edificio del antiguo Mordisco y consiguió seguir su estela de éxito: el primer hotel del grupo es desde entonces el establecimiento imprescindible para los amantes del diseño que visitan la capital catalana.

En nuevo Mordisco ha abierto sus puertas la zona más elegante del barrio del ensanche, en un pequeño pasaje entre Paseo de Gracia y Rambla Cataluña. Con el mismo ambiente, pero con una decoración actualizada, el restaurante ofrece varios espacios distintos donde comer, cenar, tomar una copa o desayunar. A su cocina abierta todo el día, hay que añadir ahora la opción de comprar algunos productos seleccionados en el pequeño y encantador “colmado” de aire retro que se añade a su amplia oferta gastronómica.

La fachada del nuevo local, vestida con un grafiti de vocablos gastronómicos, atrae la atención desde el exterior del pequeño Passatge de la Concepció. El acceso al nuevo Mordisco se hace atravesando el pequeño colmado de productos selectos que el cliente puede llevarse para cocinar en casa, pero que también sirven como base de la elaboración de los platos de la cocina del restaurante. Hortalizas frescas, quesos y conservas se exponen en un juego de cubos de madera soportados por una estantería recuperada de una vieja joyería.

Tras la pequeña tienda se accede de pleno al restaurante, una antigua casa donde no hace mucho aún vivía una familia, que se ha rehabilitado conservando los elementos antiguos y las proporciones originales. Tanto la distribución compartimentada en pequeñas habitaciones, como la gran escalera central y los ornamentos decorativos son elementos que recuerdan el pasado con solera de esta casa señorial.  

Desde la pequeña tienda de la entrada puede intuirse el comedor principal y el patio al fondo, aunque antes nos recibe una zona de espera amueblada con un banco corrido y mesitas bajas. La barra, donde se puede comer de modo informal, se sitúa en el antiguo salón de la casa. Es un volumen limpio de mármol blanco, sobre el que se han suspendido lámparas de pergamino y cajas de madera que hacen las veces de botellero.

El comedor del fondo, cubierto como un gran invernadero, recupera el espacio exterior situado en el  patio de manzana y lo incorpora a la sala para conseguir una mayor amplitud y una iluminación natural.

Desde la entrada parte la espectacular escalera principal, que da acceso a la nueva coctelería, situada donde antes se ubicaban los dormitorios.  En este piso superior se ha buscado un aire más cálido y elegante: una barra de piedra sirve de centro focal en esta zona de salones que fueron las antiguas habitaciones. El espacio se ha amueblado con sofás tapizados con terciopelo envejecido, coquetonas butaquitas de colores cálidos y mesitas bajas. También se ha creado un rincón de lectura, sin duda una zona especial que invita a estar “como en casa”: chimenea y sofá de piel con tapizado capitoné sugieren la lectura relajada.

El proyecto también recupera  algunos aspectos del antiguo restaurante, como la mesa comunitaria bajo el gran cuadro de Mariscal, fotos y otros recuerdos de  los diferentes artistas que frecuentaron aquel local, así como la mesa de ensaladas, ahora expuesta en el patio.

El nuevo pavimento de hormigón que también forma el banco corrido del patio, la combinación de piezas de marcas como Thonet, Foscarini o Santa & Cole con mobiliario recuperado, los cojines de tela de camiseta, la madera contrachapada y el hierro lacado en blanco, dotan al proyecto de un aire actual, acogedor y elegante, a la vez que mantienen una escala muy doméstica.

Restaurante Mordisco
Passatge de la Concepció, 10
08008 Barcelona
Tel. 93 487 96 56
www.grupotragaluz.com/rest-mordisco.php

 

Fotografía de la fachada de Emilio Lecuona, resto de fotografías de Jordi Sarrà.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

14 comentarios

  1. Mariona

    El local es precioso, menos mal que se ha respetado. La fachada no mata…

  2. Melanie

    Acabo de volver a Barcelona después de 8 años. He trabajado como arquitecta en ciudades de todo el mundo y me sorprende de que esas dos interioristas sigan haciendo lo mismo que hace 10 años. Buffff que aburridas!

  3. elisabet

    No entiendo como en un espacio nuevo como éste no se ha resuelto el tema de la insonorización en la zona del patio. Es realmente molesto hablar a grito pelado. Es una zona donde hay muchas mesitas muy juntas y cuando el local se llena es imposible mantener una conversación con un tono de voz normal.

  4. elisabet

    El correo anterior es incorrecto es camilocienfuegos1@yahoo.es Saludos. Estuve comiendo ayer día 19 de noviembre 2010

  5. Raquel

    El interiorismo del restaurante me ha encantado. El interior es muy luminoso y acogedor. La recuperación de la manzana interior para el comedor principal me ha parecido una idea excelente

  6. ana

    Hace muy poco tuve la oportunidad de conocer el nuevo Mordisco, y he de decir que me gustó mucho lo que Sandra Tarruella ha hecho con esta antigua casa. Me pareció un sitio muy agradable y luminoso. Me parecieron muy interesantes los distintos espacios que se han creado, cada uno con su toque personal, y lo que se ha hecho también con la fachada.
    Hay que verlo, además, se come muy bien.

  7. Rosana Ruiz

    Original cien por ciento creativos, cada espacio es unico, soy de PERU y en mi pais no he visto una decoracion asi, felicitaciones.

  8. Ana

    Ayer estuvimos cenando en el mordisco y he de decir que no vuelvo mas. No se puede reservar mesa. Hasta ahí… bueno… Pero cuando llegas si has quedado con otras dos personas no puedes esperarlos en la mesa. O sea que has quedado a las 21,00h para cenar, llegas a menos 10 para coger mesa ( ya que no reservan ) y no puedes sentarte a esperar a tus amigos. No se puede tomar el café en la mesa, tienes que subir al primer piso. Y hay una acústica que peor no puede ser. La decoración? Me da igual. Barcelona es la ciudad de Europa con mas restaurantes. Hay sitios preciosos por toda la ciudad, donde se come igual o mejor y que se puede reservar y hablar. Y sitios donde no te tratan como un número sino como una persona a la que agradecen que elijas su restaurante y no otro.

  9. El tornillo que te falta

    A mi el diseño del local me gustó muchísimo, pero pongo dos pegas importantes:

    – Las mesas son demasiado pequeñas, cosa que a la hora de comer me estresa bastante
    – Como dice Ana, la acústica es NEFASTA. Muy muy mala.

    Lo comparo con el restaurante “La Xina”, de la misma interiorista y no tiene NADA que ver la paz y tranquilidad que se respira en el local, incluso en los días en los que está lleno de gente tomando copas.

    Saludos desde El tornillo que te falta! http://www.eltornilloquetefalta.wordpress.com/

  10. […] los españoles participantes, también algunos “grandes amigos” de diarioDESIGN como El Mordisco de Sandra Tarruella Interioristas; El Molino de BOPBAA y Fernando Salas; o  el fast-food El Portillo y la coholatería Lapiaz, […]

  11. Juan Carlos

    Ayer tenía una reserva para 5 a las 21:00, y cuando llegue con mis invitados a las 21:30, habian dado nuestra mesa. Esta falata de flexivilidad es una exageración, y se agrava cuando un maleducado encargado pretende abronacarnos ( el mozalvete más vale que cambie de oficio o arruina el éxito actual del liugar). A mi que no me esperen en ningún restaurante del Tragaluz.

  12. geno

    Hola

    llevo dias buscando la lampara de rafia de la foto, pero no consigo dar con ella, alguien me puede dar alguna pista???

    gracias

  13. Raúl

    alguien sabe que tipo de madera se ha utilizado en la barra de la entrada y en el fondo de estanterías de este proyecto.

Artículos relacionados

Centro Cultural Castelo Branco Mateo Arquitectura apertura

Josep Lluis Mateo idea una burbuja lúdica en el Centro Cultural de Castelo Branco, en Portugal.

Cons Space 2

Cons Space 001 en el puerto de Barcelona, un proyecto que transforma zonas degradadas en áreas de arte urbano.

Coolsec

Sigue el ejemplo de Anouk Puntel y haz tu sueño realidad gracias al Mercado de Ideas Diseño del BCD.

5 ofita fresh

Fresh, la nueva colección de mobiliario de oficina Ofita con la firma de Antoni Arola.