Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Casa Never Never Land de Andrés Jaque, finalista a los Premios FAD.


Esta vivienda en Ibiza, de Andrés Jaque, se aleja del clásico concepto arquitéctonico que impera en la isla pitiusa. Es una casa elevada sobre pilares metálicos -para no modificar su territorio-, con cubiertas ascendentes y pintada del color del cielo -para no interrumpir las vistas-. Este proyecto, bautizado como Never Never Land, es finalista a los premios FAD de Arquitectura 2010.

Según la descripción del propio arquitecto, “la construcción de esta vivienda en Cala Vadella, Ibiza, pretende ensamblar un proyecto medioambiental (conservar la belleza y biodiversidad del valle), generar escenarios de seguridad económica a su propietario y construir un espacio intermedio entre lo posible y lo deseado”. Así, la casa cuenta con un edificio principal y dos anexos, a modo de cabañas, pensados para alquilarse en un futuro y así, compartir gastos. Tanto las diferentes edificaciones cerradas, como los exteriores programados (porta-coches, jardín de sombras, praderas inferiores y observatorio superior) están conectadas por una red de escaleras y rampas de trazado diverso.


“La actuación parte de una parcela en pendiente, de 1.300 m2, con acceso por su parte más alta por una pequeña carretera al valle de la Cala Vadella, un pintoresco puerto natural. Con una pendiente media del 20% y orientación noroeste, desde el terreno puede verse la puesta de sol sobre un paisaje poco construido que cuenta con una cobertura vegetal continua, hábitat de una estimable diversidad animal”, señala el arquitecto.

En materia de eco-sostenibilidad, el arquitecto decidió elevar más del 80% de la masa edificada sobre pilares para evitar así cualquier tipo de transformación del suelo que alterase la presencia de comunidades vegetales y animales. Sobre las cubiertas, realizadas con una membrana de caucho, crecerá un jardín para compensar la parte natural que la edificación ha hecho desaparecer.


Respecto a su diseño, una serie de decisiones ayudan a explotar el potencial del lugar con objeto de aportar las condiciones de habitabilidad deseadas. Entre ellas: Los interiores se han elevado hasta la altura en que pueden garantizarse las vistas lejanas y la desconexión visual con el entorno próximo. También se ha dotado a los interiores de un cerramiento de vidrio transparente practicable de grandes dimensiones. Abriendo las ventanas todo el interior es un porche; cerrándolas, es un salón. En las orientaciones norte y noroeste, esta decisión permite por un lado, el aporte de luz sin una ganancia térmica excesiva y, por otro, acceder a las vistas. También se ha aumentado la altura libre del espacio interior a medida que éste avanza hacia el límite acristalado; así se evita que el forjado superior tape la visión panorámica del cielo. Los suelos del interior se prolongan en el exterior de manera que, según las condiciones climáticas, el momento del día y las apetencias de los usuarios, las actividades pueden desplegarse del dentro hacia fuera.


En la edificación principal, todas las estancias cuentan con condiciones lumínicas y panorámicas singulares; la orilla y la piscina elevadas queden aisladas de la actividad de la calle que da acceso a la parcela. Tanto la geometría como la pendiente de la orilla y la piscina elevadas se han estudiado para facilitar diversidad de situaciones. Se han reducido el número de aperturas en los planos de cubierta y fachadas con orientación sur y sureste, para evitar la ganancia térmica, haciendo posible la ventilación cruzada de todos los espacios. Y todos los elementos se han pintado en el mismo tono de azul (Ral Farbfinder 190,90,10) con la intención de suavizar la transición visual, evitando que el interior sea el marco de una imagen del paisaje.


Después de conocer todo su programa, ésta es la valoración del jurado de Arquinfad: “Una colonización optimista/crítica del paisaje que, desde una elaborada espontaneidad constructiva y estereométrica, brinda nuevos y excitantes modos de habitar una segunda (o tercera) residencia. Una comuna de vacaciones, de experiencias entrecruzadas para un tiempo narrativo en el que los habitantes se lanzarán a recuperar las ilusiones gemelas de la inocencia primigenia y de la libertad prepuberal. Un proyecto hedonista que nos propone, retador, un desinhibido juego de roles.”

Fotografías: Miguel de Guzmán en www.andresjaque.net

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

1 comentario

  1. […] Casa Never Never Land de Andrés Jaque […]

Artículos relacionados

1 brutal london

Brutal London: brutalismo en recortables, por Zupagrafika.

Molino Real en Paterna: interiorismo de vanguardia para un conjunto histórico.

Exposición de calzado infantil de Masquespacio 6 [1600x1200]

El calzado infantil florece en un bosque efímero diseñado por el estudio valenciano Masquespacio.

MILLESIME-MADRID-2014 (1520x621)

Héctor Ruiz Velázquez diseña Millesime Madrid. Un caleidoscopio gastronómico.